Cifras auspiciosas

El desafío del Gobierno es mantener las buenas cifras macroeconómicas y que se traspasen a las personas.

07 Septiembre 2018   16   Editorial   Gustavo Alvarado

El Banco Central dio a conocer su Informe de Política Monetaria (IPoM) que revisó al alza la estimación de crecimiento para este año, ubicándola en un rango de entre 4,0 y 4,5%, superior al rango de entre 3,25 y 4% del Informe de junio.
Para la inflación total, se proyecta que se aproxime a 3% hacia fines de este año, mientras que la inflación subyacente se ubicaría por debajo desea cifra, convergiendo ambas en el curso de 2019, manteniéndose en torno a la meta hasta fines del horizonte de 24 meses.
El Informe añade que para el año 2019 el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá en un rango de entre 3,25 y 4,25%, mientras que para el 2020, ese rango será de entre 2,75 y 3,75%.
El texto apunta que “los datos conocidos en los últimos meses han dado cuenta de un crecimiento económico mayor al previsto y de una inflación que ha consolidado sus perspectivas de convergencia a la meta. Esto, en un contexto de sorpresas positivas en varios sectores económicos, una revisión al alza del crecimiento potencial y un cierre más rápido de la brecha de actividad”.
El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, comentó que las nuevas cifras representan una corrección relevante y que ocurren pese a que las condiciones externas se han deteriorado. “Algunos riesgos hoy son más inminentes como la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Eso establece un escenario muchísimo más difícil para el crecimiento. Siempre dijimos que la economía chilena no es inmune, pero que está bien preparada”, señaló.
A estos datos hay que agregar el positivo Imacec de julio, que experimentó un alza de 3,3% en doce meses, por sobre las expectativas, impulsado por el crecimiento de los sectores no mineros (3,8%). Esto, a pesar de que el séptimo mes del año contó con un día hábil menos que 2017 y que las bases de comparación comienzan a ser más exigentes.
El ministro Larraín apuntó que el desafío del Gobierno es mantener las buenas cifras macroeconómicas y que estas se traspasen a las personas. “(El mayor crecimiento económico) está llegando a la gente, en los últimos meses hemos visto crecimientos superiores a los 70 mil empleos asalariados privados, pero nos gustaría ver un crecimiento más significativo de este tipo de empleo con contrato y seguridad social”, puntualizó.
Los datos que se han conocido en la última semana abren positivas perspectivas para la economía nacional, pero es menester acentuar la necesidad de crear empleo, como es el caso de la Provincia de Linares donde los indicadores de cesantía llegaron a los dos dígitos. El crecimiento no deben ser solo guarismos fríos, sino que tienen que traducirse en el mejoramiento real de las personas.