Combate a la delincuencia

Este debe ser un tema país que convoque a trabajar con seriedad para controlar este flagelo

08 Abril 2018   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Desde hace años el tema de la seguridad ha estado en la parte alta de las expectativas de la ciudadanía que ve con preocupación el avance de la delincuencia. Ello ha sido también parte de las inquietudes en nuestra región, donde se han multiplicado los hechos delictuales, pese a los esfuerzos de las policías y los propios municipios.
El Gobierno puso en marcha una comisión de expertos, autoridades y políticos de diversos sectores y representantes de la sociedad civil que trabajará para mejorar la seguridad ciudadana y la lucha contra la delincuencia.
“Todos sienten que están cumpliendo un deber de Estado”, afirmó el Presidente Sebastián Piñera al término de una reunión celebrada en La Moneda, entre cuyos asistentes hubo parlamentarios y alcaldes exponentes del oficialismo y la oposición.
La Comisión se enmarca en uno de los cinco temas que Piñera planteó al asumir la presidencia como asuntos que requerían de acuerdos nacionales para ser enfrentados.
Durante la reunión Piñera dio a conocer los ejes que guiarán el trabajo de la comisión: modernización y fortalecimiento de las policías; sistema de inteligencia del Estado; seguridad pública, fiscalización y control de armas, y mejorar la coordinación entre los actores del sistema de persecución penal.
“El control de armas será un tema central, sobre número y potencia, porque ha habido un aumento considerable de éstas” dijo el mandatario, que subrayó también la necesidad de “mejorar coordinación entre todas las instituciones, partiendo por las policías, fiscales, jueces y municipalidades”.
El grupo de trabajo tendrá un plazo de 90 días para entregar su primer informe, aunque algunas de sus conclusiones pueden darse a conocer antes.
Un documento del gobierno sobre las líneas de trabajo subraya que la tecnología debe estar al servicio de esta tarea para reducir ciertas labores accesorias que “actualmente distraen la labor de los policías y fiscales”.
En esa línea propone analizar la incorporación de la denuncia por vía electrónica, la eliminación de la toma de alcoholemia e instalación masiva de fotorradares en las carreteras urbanas e interurbanas del país.
A ello se suma la instalación de lectores de patentes, drones para cubrir zonas de alta concurrencia en las ciudades, sobre todo en los barrios más complejos, y cámaras de reconocimiento facial, para la búsqueda de prófugos de la justicia.
Más allá de las diferencias políticas que, incluso, generaron controversias al interior de la oposición, este debe ser un tema país que convoque a trabajar con seriedad para controlar a un flagelo que se ha tomado las calles y que genera profunda inseguridad en las personas.