Comercio ambulante en el centro

Veremos si estas medidas logran mitigar la situación y le cambian la cara a Talca

13 Noviembre 2017   3   Editorial   Gustavo Alvarado

Es un tema ciudad, han sido años de búsqueda a una solución, sin embargo, no es fácil enfrentar la masiva presencia del comercio ambulante en el centro de Talca. Una situación que también se repite en muchas urbes.

En la capital regional del Maule se han dado a conocer medidas en los últimos años para controlar esta situación y justamente por estos días, especialmente cuando se acerca diciembre y las compras navideñas, se retoma esta problemática ya que el municipio alista un plan de contingencia dentro del sector céntrico.

 El alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, informó que la comuna colaborará con Carabineros de Chile en materia de seguridad, a través de un convenio, con la donación de bicicletas para los seis uniformados que resguardarán de forma permanente el corazón de la ciudad.

El edil detalló que se dispondrá de un amplio contingente de inspección municipal en el centro y a través de la Feria Navideña, que tendrá una cobertura aproximada de 700 puestos, con esto se espera disminuir la presencia de ambulantes informales en las calles durante diciembre

Pero uno de los puntos más importantes en esta materia, tiene que ver con la construcción del centro comercial de comerciantes no establecidos. Se trata de una inversión cercana a los mil millones de pesos, obra que podría estar terminada en el mes de enero, en la calle 1 norte, entre la 11 y 12 oriente. En ese sentido Díaz fue enfático. “Sacaremos a todos los vendedores itinerantes de la 1 Sur, salvo las 20 personas que venden maní y cabritas”, precisó.

Es más, el municipio pretende revitalizar la principal calle comercial de Talca, ya que también “se construirán baños públicos en la Plaza de Armas, se cambiarán las bancas, se repintarán los faroles e incluso, en un trabajo en conjunto con los suplementeros, instalaremos kioskos nuevos”, afirmó el jefe comunal.

Se vienen meses determinantes y para los cuales se ha trabajado detalladamente.“Me he reunido con los gremios de ambulantes y hay muchos que aceptaron este proyecto. Entienden que es en beneficio de ellos y de la ciudad. Como municipio, también queremos brindarles mejores condiciones para que desarrollen su trabajo”, agregó Díaz.

Disminuir la presencia de ambulantes informales en la calle es complejo. Veremos si estas medidas logran mitigar la situación y le cambian la cara a Talca. Sin duda, habrá polémicas y discusiones, serán meses claves para un tema que, por años, ha sido complejo de abordar y, más aún,  que deje contentos a todos.