Consejo de Política Forestal

La idea es enfrentar esta misión de reconstrucción con una visión de país, sustentable, inclusiva, estratégica y de largo plazo

13 Febrero 2017   12   Editorial   Gustavo Alvarado

El Ministro de Agricultura encomendó recientemente al Consejo de Política Forestal la tarea de proponer un plan de acción para restaurar y recuperar el patrimonio afectado por los incendios forestales. La mencionada instancia está integrada  por actores nacionales, regionales y locales del sector.

Según se señaló, la idea es enfrentar esta misión de reconstrucción  con una visión de país, sustentable, inclusiva, estratégica y de largo plazo.

El trabajo del Consejo deberá estar enfocado en cuatro ejes que son generar y aplicar los instrumentos que permitan asistir a la pequeña y mediana industria forestal y maderera, afectada directa e indirectamente por los incendios forestales con la finalidad de recuperar sus recursos productivos.

Asimismo, elaborar y aplicar los instrumentos que permitan asistir y apoyar a campesinos y trabajadores forestales afectados, así como a los pequeños y medianos productores en la recuperación de sus plantaciones y bosques nativos dañados.

También deberá diseñar planes de restauración ecológica con una mirada de ordenamiento territorial participativa, que incluya entre otras medidas: recuperación de quebradas, obras físicas de protección contra la erosión, fortalecimiento de los sistemas de protección contra incendios forestales y áreas prioritarias para la conservación. Estas acciones deberán estar focalizadas en el fomento de buenas prácticas de manejo sustentable de plantaciones forestales y bosques nativos.

Y, por último, desarrollar planes de educación ambiental, silvicultura preventiva, investigación e innovación referidos a los incendios forestales.

Los incendios forestales han afectado a 586 mil hectáreas. La catástrofe, en términos de superficie dañada, es 12,6 veces superior al promedio histórico del país (último quinquenio), viéndose damnificados sin distinción  campesinos, pueblos originarios, trabajadores, pequeños y medianos propietarios, y grandes productores forestales e industriales.

Casi la totalidad de los terrenos incendiados pertenecen a privados (99,98%). En tanto, la superficie que ha afectado el patrimonio público (Áreas Silvestres Protegidas del Estado) alcanza a 104 hectáreas (0,02%).

Respecto a la vegetación destruida, solo considerando la superficie de los incendios que han sido extinguidos a la fecha (466.210 hectáreas), se observa que el 59% corresponde a plantaciones forestales (básicamente pino y eucalipto), el 25% a bosques y matorrales nativos y el 16% restante a otro tipo de vegetación (principalmente pastizales).

El Consejo de Política Forestal tiene en sus manos una tarea de gran importancia para el país en general y, en especial, para nuestra Región del Maule, donde la tragedia afectó con fuerza. Esta labor debe ser enfrentada con realismo y sustentabilidad en el tiempo y con un sentido de urgencia puesto que situaciones tan dramáticas como las que hemos vivido no se pueden repetir.