Contaminación ambiental

Lamentablemente la emergencia no para y hay que tomar las precauciones correspondientes para evitar daños a la salud.

25 Enero 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Lamentablemente hemos tenido en varias ciudades y localidades de la región del Maule una mala calidad de aire producto de los incendios forestales.

El lunes por ejemplo, la estación de monitoreo continuo de calidad del aire de Curicó registró nivel de “Preemergencia” ambiental,  y dos de las estaciones de Talca marcaron “Alerta”.

Densas capaz de humo han cubierto el cielo durante los últimos días. Lamentablemente la emergencia no para y hay que tomar las precauciones correspondientes para evitar daños a la salud.

En las tardes, cuando aumenta el viento, se registran los episodios más críticos y se hace evidente el nivel de contaminación ambiental.

Los entendidos en esta materia  recalcan que a hay que evitar en la medida de lo posible la exposición, ventilar en la mañana cuando no hay tanta polución y cerrar las ventanas por la tarde para evitar la contaminación intradomiciliaria, humedecer el patio, el antejardín para evitar la resequedad y el polvo y seguir con los tratamientos como corresponde.

La Seremi de Salud Maule informó que de mantenerse la mala calidad del aire, se aconseja evitar la realización de actividades deportivas al aire libre. Frente a un incendio cercano a su sector, colocar paños húmedos para mejorar el sello en las ventanas y puertas. Prefiera el uso de paños húmedos en su boca y nariz; evitar otras fuentes de contaminación intradomiciliaria, es decir, no   fumar al interior de espacios cerrados, no prender braseros, velas o inciensos.

Las embarazadas y personas que pertenecen a grupos de riesgo (niños, niñas, ancianos, pacientes asmáticos o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica), salir del domicilio y trasladarse a una zona menos contaminada.

Es importante insistir con estas medidas, que ayudarán a frenar el impacto de lo que estamos viviendo. Los incendios forestales siguen sin control y pese a los esfuerzos por combatirlos, no será fácil terminar a la brevedad con ellos.

Un fenómeno que aunque no queramos, es muy probable se vuelva a repetir y tristemente tendremos que comenzar a acostumbrarnos.