Convergencia regionalizadora

La próxima semana la Comisión de Gobierno del Senado votará finalmente la elección directa de intendentes o gobernadores regionales.

09 Septiembre 2016   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Después de innumerables negociaciones y conversaciones de pasillo pareciera que la próxima semana la Comisión de Gobierno del Senado votará finalmente la elección directa de intendentes o gobernadores regionales.

Así lo decidieron los senadores de dicha instancia con el fin de darse un tiempo para afinar el Protocolo de Acuerdo que firmarán junto al Ejecutivo para viabilizar dicha iniciativa, así como también el proyecto de ley de fortalecimiento de la regionalización.

Al respecto, el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes dijo que “vamos por buen camino y veo que hay unidad en todos los sectores en torno al proyecto, tal como lo solicitó la Presidenta Bachelet”.

La autoridad agregó que, en general, advierte que “hay un consenso transversal prácticamente en todos los temas, pero hay observaciones técnicas en materias muy puntuales que con tiempo los vamos a resolver de manera muy razonable”.

Sin perjuicio de ello, aseguró estar cada día más confiado que en noviembre de 2017 se realizarán las primeras elecciones de los futuros gobernadores regionales, sobre todo porque se ve que hay una gran convergencia.

En la Comisión de Gobierno del Senado se encuentran dos de los proyectos que conforman la Agenda de Descentralización.

El primero de ellos es la reforma constitucional sobre elección de intendentes, que está en su primer trámite constitucional, y el segundo es la iniciativa de fortalecimiento de la regionalización, que incluye el traspaso de competencias desde el gobierno central a los gobiernos regionales.

Precisamente, el Protocolo de Acuerdo contiene, en lo medular, un paquete de cerca de cien atribuciones a traspasar y una indicación a la reforma constitucional –ya presentada- que fija el umbral de elección de la máxima autoridad regional en un 40 por ciento y la realización de segunda vuelta entre las dos más altas mayorías en caso que ningún candidato alcance ese porcentaje.

De esta manera, la firma de ese Protocolo, que se pretende concretar el próximo miércoles, viabilizaría la aprobación de ambos proyectos.

Se trata de un importante avance en este proceso que lleva ya mucho más tiempo del recomendable, aunque es imperativo lograr gobernadores regionales con las atribuciones y facultades necesarias para adoptar decisiones que marquen una verdadera diferencia y que no sea solamente un maquillaje.

En este sentido, la ciudadanía debe tener el poder de elegir a sus representantes pero para ello los postulantes deben poseer una verdadera vocación regional y elaborar proyectos que apunten a articular planes de desarrollo con las singularidades de cada región.

Es aquí donde se echa de menos hoy un real compromiso de los intendentes que simplemente representan al gobierno central sin iniciativa local.