Cooperativismo y asociatividad

Esta es una herramienta muy útil para eliminar la pobreza rural

11 Julio 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

El Ministro de Agricultura, Ignacio Walker, ha hecho recientemente un fuerte llamado a la asociatividad de los pequeños agricultores y a fortalecer el cooperativismo, materia que a su juicio es vital para lograr que los pequeños agricultores puedan crecer y competir en los mercados globalizados.
En una entrevista con este medio, expresó que su llamado es a asociarse “en torno a la producción, para que puedan comprar sus insumos juntos, para que puedan contratar asesoría técnica juntos, para que puedan tener un centro de acopio, para que puedan distribuirse productos juntos, para comercializar sus productos juntos”.
Agregó en este sentido que “creemos que la asociatividad para los pequeños es fundamental para poder competir. Hemos dicho que este partido se gana en equipo, no se gana por individualidades”.
Según datos del ministerio de Economía en Chile hay cerca de mil cooperativas vigentes y alrededor de 1.800.000 personas asociadas, es decir una de cada diez. En el mundo una de cada seis personas elige a una cooperativa para satisfacer sus necesidades, aspiraciones económicas, sociales y culturales mediante una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática.
El 7 de julio pasado se celebró el Día Internacional de las Cooperativas y este año en el mundo el tema central es el consumo y la producción sostenibles.
En nuestro país se celebró con el anuncio de la creación de la “Asociación de Cooperativas de Chile” que agrupa a cooperativas de pequeño, mediano y gran tamaño. Siria Jeldes, presidenta de esta nueva asociación apuntó que “queremos demostrar que somos un movimiento fuerte, que está vivo, que hace bien a las personas y al país. Nosotros generamos inclusión, promovemos la asociatividad, apoyamos a las mujeres para progresar, somos un movimiento económico y social importante en Chile”.
Pareciera que este movimiento en Chile comienza a cobrar una nueva vida, tras décadas en que el cooperativismo no alcanzó la importancia que se preveía. De hecho, se encuentra en el Congreso un proyecto que apunta a reformar la Ley General de Cooperativas para preservar su carácter participativo y perfeccionar sus diversos mecanismos.
La iniciativa incentiva además la eficiencia económica y la sustentabilidad financiera del sistema, otorgándole estabilidad patrimonial.
Tal como lo señala el Ministro de Agricultura, esta es una herramienta muy útil para eliminar la pobreza rural e impulsar la regionalización.