Crisis hídrica en Cauquenes

Algunos lugareños ha sido claros en mencionar que desde la década del 50-60 que no veían los campos tan secos

13 Octubre 2016   14   Editorial   Gustavo Alvarado

Desde julio de este año comenzó a operar en la capital regional la oficina del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin). Muy necesaria para la zona, entendiendo que desde hace un tiempo la actividad volcánica ha experimentado un aumento significativo, al igual que lo que pasa con el agua, la cual se hace cada vez un bien escaso, que no sólo afecta a los animales y plantaciones, sino que también se ha visto mermada para el consumo humano.

Por tanto, una de las primeras acciones de dicho organismo es realizar un estudio de la situación hídrica de la Provincia de Cauquenes, incluyendo a la comuna de Empedrado, por ser las más afectada por la escasez de agua y, además, por ser parte del plan de Comunas Rezagadas que ejecuta el gobierno en dicha zona.

Instalar una oficina de Sernageomin tendrá la misión de orientar en la búsqueda de soluciones que permitan paliar la situación de escasez de agua de la provincia. Es evidente que existe una falta de recursos hídricos, pero además tampoco está el conocimiento de la dinámica y de las capacidades reales que tiene los acuíferos de agua subterránea que hay en la zona. Por tanto, también es un trabajo que recaerá en dicho organismo. 

Si bien estos días San Isidro se apiadó de Cauquenes, dejando caer una lluvia a ratos copiosa, ésta no es suficiente para paliar la crisis que hoy se enfrenta. Sólo hay que ver el acopio de agua que hay en el tranque El Tutuvén, para ver que el recurso hídrico falta y es alarmante.

Esta situación tiene alerta a las comunidades de la zona, pues hace unas semanas un grupo de dirigentes de las juntas de vecinos de Sauzal y Name se reunieron con las autoridades comunales “subrogantes” para plantearle el tema de la falta del agua y solicitar, en conjunto, que el Gobierno declare a Cauquenes como “Zona de Sequía”. Algunos lugareños ha sido claros en mencionar que desde la década del 50-60 que no veían los campos tan secos, pues es evidente que algunos pozos se están secando e, incluso, hay sectores donde se ve afectado el vital recurso para el consumo humano.

Sin querer asustar la situación es complicada. Pero los dirigentes y habitantes de las zonas afectadas están conscientes de su problema, por tanto han entregado algunas medidas para poder suplir la necesidad. No sólo mejorar la entrega del agua a través de camiones, sino que también han tenido la lucidez de pedir que se realicen pozos profundos en lugares públicos para abastecer a las familias de la zona en forma permanente. Si esto se concreta, por ejemplo se podría construir un pozo profundo en la plaza de Sauzal, lo que permitiría dar agua a más de 250 familias.

¿Es o no una buena propuesta? Existen experiencias previas en la comuna de que este tipo de medidas  funcionan. Una situación que grafica este hecho es el uso y el abastecimiento que otorgó para el terremoto del 2010 el pozo que existe en plena plaza de Cauquenes. Cuando el alcalde de ese tiempo, Guillermo Badilla, propuso hacerlo fue criticado por varios sectores de la comuna, los cuales se retractaron al ver el benefició que prestó a todo el pueblo para la catástrofe. Por tanto, es una situación probada, que funciona y que perfectamente puede realizarse en las zonas apartadas, como una solución concreta y definitiva para la escasez de agua.