Cuando la discapacidad se adapta

Hay edificios públicos, que sencillamente no cuentan con los accesos para sillas de ruedas...

04 Febrero   11   Editorial   Gustavo Alvarado

Aún nos cuesta entender -a los chilenos- que las personas con capacidades diferentes están todos los días conviviendo con nosotros, no sólo cuando es la Teletón, campaña solidaria de 27 horas donde a la sociedad le aflora más la sensibilidad por la discapacidad.
Pasa la cruzada y baja el interés por empatizar con nuestros compatriotas que deben luchar día a día por adaptarse a un mundo que no está pensado en ellos.
Hay edificios públicos, de servicios básicos, que sencillamente no cuentan con los accesos para que las sillas de ruedas o personas que utilicen algún soporte, puedan ingresar más fácilmente.
Desplazarse libremente es un derecho, por ello el llamado es a pensar “una ciudad para todos los ciudadanos”.
Muy en esta línea de salvaguardar los intereses de todos y todas, fue solicitado al Presidente de la República, Sebastián Piñera, unos días atrás, la creación de una credencial adicional de discapacidad para ser utilizada en los estacionamientos que están legalmente reservados para ellos. Ese es el objeto de la resolución 308, aprobada por la Sala de la Cámara de Diputados.
El texto, ratificado por 146 votos a favor y una abstención, tiene como fin que las personas con discapacidad puedan acreditar su inscripción en el Registro Nacional de Discapacidad, a fin de poder utilizar los estacionamientos legalmente reservados.
Según señala la moción, dicha credencial adicional deberá contemplar un menor número de datos personales, para que así la exposición de sus datos personales, sea de carácter voluntario y no un mandato legal.
La resolución describe que, actualmente, la credencial de discapacidad es un documento que menciona información personal del inscrito en el Registro Nacional de Discapacidad, cuya divulgación pública al momento de presentarse a un tercero debiera ser de carácter reservado y voluntario del individuo.
“Entendemos la necesidad de que para la utilización de un estacionamiento reservado a las personas con discapacidad se deba acreditar dicha condición, pero comprendemos que dicha necesidad no debe ser contraria a la voluntad de las personas que estimen, por reserva de su privacidad, seguridad o por cualquier otra razón, de decidir cuándo divulgar sus antecedentes personales”, resaltó el grupo de parlamentarios.
En este sentido, se considera una efectiva solución a la no divulgación de datos personales de este grupo de chilenos, pero queda mucho por trabajar en que ellos accedan a lo público... como lo hace cualquiera de nosotros, todos los días.