Curicó sede del Sudamericano Sub 17

La medida tomada por la Conmebol sirvió para demostrar que Curicó, independiente de una que otra limitación, está capacitada como ciudad para acoger a un evento de tal naturaleza

28 Febrero 2017   4   Editorial   Gustavo Alvarado

De manera inesperada, la Confederación Sudamericana de Fútbol, Conmebol, anunció cuando ya finalizaba la jornada del miércoles de la semana pasada, que debido a las condiciones que presentaba la cancha del estadio Fiscal de Talca, al menos las dos primeras fechas del Grupo “B” del Campeonato Sudamericano de Fútbol Sub 17 se disputarían, en definitiva, en el césped del estadio La Granja.

La sorpresa fue mayúscula pues, considerando que los partidos estaban fijados para el viernes, se estaba a solo poco más de 48 horas de un evento que, por lo general, requiere de semanas, meses e incluso hasta años de preparación.

 Si bien Chillán fue otra de las ciudades que los organizadores además barajaron, el también complejo estado del campo, en este caso del Nelson Oyarzún Arenas, les jugó en contra. Un punto clave que en parte explica la medida, pasa debido a que representantes de la Conmebol estuvieron presentes en Curicó, por lo menos unos 11 días antes del anuncio del cambio, a la postre parcial, ya que en la “ciudad de las tortas” se llevó a cabo el entrenamiento técnico y táctico de la totalidad de los árbitros que están participando en la cita.

Allí fue donde se compraron in situ las buenas condiciones que presentaba el césped de La Granja, lo que iba de la mano con el nivel de sus dependencias, en este caso, de la denominada “Primera Etapa” del recinto deportivo, el más importante ubicado al norte del Maule.

Fue así como los curicanos tuvieron el privilegio de poder observar y tener de cerca a selecciones de la talla de Brasil y Argentina.

Sin entrar en las polémicas ligadas a la “histórica rivalidad” que existe entre las aludidas ciudades, hecho que se repite entre otras urbes del país (Coquimbo- La Serena, Viña del Mar-Valparaíso, Concepción-Talcahuano, etc.), a pesar de encontrarse ligado al contexto de una “emergencia”, la medida tomada por la Conmebol sirvió para demostrar que Curicó, independiente de una que otra limitación, está capacitada como ciudad para acoger a un evento de tal naturaleza.

Dejando de lado a las faenas que avanzan relacionadas a la construcción de la “Segunda Etapa” del estadio La Granja, durante los últimos años la ciudad de Curicó se ha ido perfeccionando en diversas aéreas, por ejemplo, en su capacidad hotelera, casi duplicando la cifra que disponía. Años atrás, los curicanos se ilusionaron con ser parte de la Copa Mundial de Fútbol Sub 17 de la que Chile fue su sede el 2015, evento donde en definitiva Talca se transformó en una de las ciudades escogidas.

Si bien las tres restantes fechas previamente programadas del Sudamericano Sub 17 se disputarán en el estadio Fiscal de la capital regional, desde el propio municipio curicano, que es el ente que administra el estadio La Granja, se encargaron de asegurar que, ante cualquier nueva emergencia, están en condiciones incluso de albergar los partidos que restan.