Curicó Unido en Primera

La ilusión de realizar una más que digna campaña se sustenta en el propio nivel de juego al que este plantel tiene acostumbrados a sus hinchas

18 Julio 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante la presente jornada, el plantel de Curicó Unido volverá a disputar un cotejo de carácter oficial, el primero tras la campaña que se coronó con el ascenso a la máxima categoría del balompié profesional criollo, instancia donde estará por segunda vez en sus 44 años de existencia.

Si bien el duelo de hoy frente a Magallanes es válido por la tradicional Copa Chile, claramente la principal expectativa se concentra en lo que harán los albirrojos desde fines del presente mes, cuando reciban en el propio estadio La Granja a la Universidad de Chile.

Debieron pasar más de ocho años para que los torteros pudieran dejar atrás su paso por la Primera “B” y regresar a codearse con los principales clubes. Tal como en aquella primera oportunidad, el artífice de aquel logro en la banca técnica fue el antofagastino Luis Marcoleta, quien a sus 58 años dispondrá de una nueva chance en dicha instancia.

La continuidad del citado estratega vino de la mano con la permanencia de gran parte del propio plantel que selló el ascenso, al cual se sumaron una serie de refuerzos en todas sus líneas, entre los que se destacan al defensa uruguayo Rodrigo Canosa y al delantero nacional, proveniente del fútbol argentino, Gabriel Vargas. Independiente de su actual condición, el discurso expresado desde los distintos estamentos que le dan vida al club, denota el protagonismo que se buscará alcanzar, esto a pesar que en el papel, la principal responsabilidad podría recaer, en algunos casos considerando una serie de factores, en la vereda contraria.

Le tocará a Curicó Unido disputar un torneo que tendrá características especiales, denominado como de “Transición”, donde si bien no habrá un “descenso directo”, la escuadra que se quede en la última casilla deberá disputar su permanencia frente a un equipo de la B.

La ilusión de realizar una más que digna campaña se sustenta en el propio nivel de juego al que este plantel tiene acostumbrados a sus hinchas. A propósito de ellos, quienes en su mayoría “exigirán” la obtención de buenos resultados, dentro de las próximas semanas, el propio estadio La Granja aumentará su capacidad, escenario que podría ir de la mano con una mayor presencia de público acompañando al equipo, más aun considerando que se trata de un club que sigue abrazando el modelo de una “Corporación Deportiva”, lo que arraiga aún más el vínculo que los liga con sus socios.

Por lo mismo, el apoyo debe ser transversal, incluyendo al empresariado de la zona. Se trata de un desafío no menor, pero que a corto plazo debe apuntar a la consolidación del club en tal categoría, e incluso, por qué no, a poder acceder a torneos internacionales.