Desafío Achibueno

Distintos estamentos han tenido un rol clave en esta larga “pelea”

12 Mayo 2018   23   Editorial   Gustavo Alvarado

El apoyo de todos los habitantes de Linares permitió, después de 12 años de intenso movimiento social, la decisión de la empresa Centinela S.A. de desistir en la construcción de las centrales hidroeléctricas en los Altos del Achibueno.
Lo anterior ha significado una reacción de alegría transversal en una comuna condenada al sufrimiento. Independiente de los factores que tuvo la compañía para dar pie atrás a la inversión la protección del Santuario de la Naturaleza significa para Linares un triunfo histórico y un tremendo desafío para convertir a la “Patagonia del Centro Sur de Chile” en la Capital Sudamericana del Trekking y los deportes al aire libre.


Distintos estamentos han tenido un rol clave en esta larga “pelea”, entre ellos, el Movimiento Defensa Achibueno liderado constantemente por Marisol Acuña. “La decisión de Centinela S.A. representa el triunfo de los linarenses que salieron a las calles, se manifestaron, firmaron y se opusieron tenazmente a la destrucción del emblemático cajón montañoso. Se ha ganado una batalla, pero es necesario seguir trabajando para evitar la presentación de nuevos proyectos energéticos o de minería. Estamos muy felices, pero debemos seguir alertas. Acá hay un compromiso por potenciar el turismo y cuidar el medioambiente. Para eso hay que cuidar el Santuario Achibueno”, comentó la docente.
Centinela tenía aprobada la puesta en marcha de dos centrales capaces de generar 135 mega watts de energía por una inversión de 380 millones de dólares. La tenacidad de la comunidad y una serie de irregularidades terminaron por sepultar la iniciativa. Palabras de agradecimiento también para la ONG Fima que logró una serie de triunfos judiciales que pusieron en jaque la rentabilidad de este proyecto.
El alcalde de Linares, Mario Meza fue más frío e indicó que “tenemos que ser claros para decirle a la ciudadanía que es la empresa la que desistió del proyecto por diversas razones y situaciones, principalmente de rentabilidad de la iniciativa. Acá hay un problema de la institucionalidad ambiental que es necesario debatir. Creemos que tenemos una gran oportunidad para convertir al Achibueno en la capital Sudamericana del Trekking durante los 365 días del año. Para eso tenemos que pavimentar el camino hasta el Retén Achibueno y diseñar una estrategia de conectividad a través de la construcción de pasarelas y sin fin de servicios. Hay que mejorar los servicios de camping y elevar todos los estándares para atraer a los turistas de todo el mundo”.
La gobernadora de Linares, Claudia Jorquera, aseguró que la incertidumbre que embargaba en la zona del Achibueno no permitió la inversión de empresarios en dicho lugar. Sin embargo, ahora serán todas las instancias de Gobierno las que se enfocarán en desarrollar la provincia maulina.
“Antes había un poco de temor, las personas no querían invertir, porque este caso estaba en proceso, no sabíamos lo que iba a pasar, pero las cosas se han dado muy favorables. Por lo tanto el gobierno y sus distintas carteras, vamos a estar trabajando ahí, para que realmente esto sea un polo de desarrollo para el turismo de la provincia de Linares”, expresó la autoridad.
La única forma de explotar el Achibueno es a través de un política pública que permite normar el Santuario, castigar a quienes arrojen basura y aprobar inversiones en señalética, baños, senderos, basureros, refugios de montaña y pasarelas.