Desarrollo en el ámbito de la geriatría

El edificio “viejo” del nosocomio cauquenino podría ser perfectamente traspasado a una universidad, como campo clínico, educativo, de investigación y formación de profesionales del ámbito de la geriatría

17 Agosto 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante la habilitación de las nuevas dependencias del  Hospital Regional de Talca surgió la incertidumbre del destino del anexo de construcción acelerada de dicho establecimiento: el hospital italiano, recinto de aproximadamente cinco mil metros cuadrados. El cual, por cinco años, prestó servicios como recinto de emergencia, tras el terremoto.

Tras varias conversaciones, finalmente se aunaron las voluntades, logrando la Dirección de Servicio de Salud Maule le diera un “mejor destino” a dichas instalaciones, al  traspasarlo  a la Universidad de Talca. Pero, para concretar esta acción, el senador Andrés Zaldívar tuvo que encabezar las gestiones, las que incluían solicitar al dueño del terreno que lo cediera para mantenerlo como campo clínico, de investigación, de formación, de especialización en carreras del ámbito de la salud. Propuesta que finalmente terminó aceptando el empresario Horst Paulmann, presidente de Cencosud.

En su momento, el senador DC manifestó su alegría, al evitar que se desmantelara dicho recinto. Pues, el concretar la idea de que el lugar sea mantenido por una universidad estatal, podrá cumplir el objetivo trazado: entregar soluciones clínicas ambulatorias de mediana complejidad, pero además, de proyectarla como un centro  clínico de buen  nivel en un plazo de cinco años.

Sin duda, que este tipo de ejemplos deben replicarse en aquellos lugares donde se construyen o construirán nuevos hospitales. Por ejemplo, el hospital de Cauquenes: actualmente parte de sus servicios se emplazan en el hospital de construcción acelerada –inaugurado el año 2012-, mientras que el resto aún continúa en el “viejo hospital”,  edificado en el año 1947, tras el terremoto del 39.

En la actualidad, el equipo de técnicos a cargo del proyecto de reposición del nuevo hospital de Cauquenes se encuentra en la fase final del diseño del futuro edificio, por tanto es tiempo de reflexionar qué se hará con el “actual”.

De acuerdo a la proyección de los datos INE, el 21,4% de los habitantes de la provincia de Cauquenes son adultos mayores, muy por sobre el 15,3% de la población que representa este segmento en el país. Por tanto, los entendidos indican que para el 2025, el porcentaje de adultos mayores será superior al número de menores de 15 años en el país.

Ante dichos datos, nuestra sociedad va envejeciendo, por tanto el Estado debe asumir el compromiso y desafío de enfrentarlo. Pero también, como comunidad se deben generar las instancias para levantar propuestas para mejorar nuestra calidad de vida en este ámbito.

Por tanto, en una ciudad donde habitan muchos adultos mayores, el edificio “viejo” del nosocomio cauquenino  podría ser perfectamente traspasado a una universidad, como campo clínico, educativo, de investigación y formación de profesionales del ámbito de la geriatría, generando un polo de desarrollo importante, que dará realce a toda una ciudad, incluso a la región. La idea está dada, ahora sólo falta sociabilizarla, conversarla, analizarla, para que llegado el momento, se logre concretar como se hizo con el hospital italiano en Talca.