Desigualdad en mercado lácteo

El sector lechero requiere de un urgente impulso para sobrevivir y desarrollarse adecuadamente.

10 Febrero 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Una compleja situación viven los pequeños productores de leche del país, en especial de la zona sur, por lo que califican como “posición dominante” de parte de empresas procesadoras que perjudica sistemáticamente a agricultores y productores.

Según se ha indicado se está registrando una reducción de la masa ganadera y, por ende, de la producción debido al trato desigual que las empresas dan a los productores chilenos en relación al que estas mismas entidades otorgan a los de otros países.

El diputado Javier Hernández apuntó que “en la medida que avanza el tiempo se ha ido clarificando, hay más evaluación de los antecedentes y estadísticas, y queda en evidencia que ese trato es discriminatorio".

En este sentido, la idea es reactivar la mesa de trabajo que tiene el sector lechero, que funcionó hasta hace dos años y se interrumpió. "Hoy queremos retomar esas conversaciones técnicas, de manera de colocar en evidencia que tiene que haber un trato distinto para la agricultura y para que esta actividad se mantenga en el tiempo”, apuntó el parlamentario.

El presidente de Fedeleche, Rodrigo Lavín, explicó que existe un problema estructural en el mercado de la leche que es altamente imperfecto y que genera muchas divergencias.

El dirigente gremial valoró poder conformar una mesa de trabajo “que pueda involucrar a todos los actores del mercado para avanzar en políticas que generen un mayor desarrollo del sector lácteo y que finalmente sea en beneficio para todos, la comunidad, el consumidor y el productor primario”.

La Asociación Chilena de Productores Lácteos ha solicitado, entre otras medidas, que los productos importados de Alemania, Holanda, Argentina y Uruguay sean sometidos a los mismos requisitos sanitarios y ambientales exigidos a los productos nacionales en su elaboración y comercialización.

Igualmente, señalan que existe una falta de legislación adaptada al sector y no de carácter general, y un plan de desarrollo exportador de la leche y sus derivados.

No son peticiones extremas, sino que buscan dar condiciones competitivas y justas a un sector de gran importancia en el plan de convertir a Chile en una potencia agroalimentaria. El sector lechero requiere de un urgente impulso para sobrevivir y desarrollarse adecuadamente.