Día del Dirigente Social

Para no perder sintonía con la gente es preciso que día a día se continúe potenciando la participación ciudadana

09 Agosto 2018   8   Editorial   Gustavo Alvarado

El pasado martes se conmemoró el Día Nacional del Dirigente Social y Comunitario, permitiendo celebrar los 50 años de la publicación de la Ley N° 16.880 de organizaciones comunitarias, la conocida ley que creó las Juntas de Vecinos.
El día del dirigente se instaura durante el mandato del ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, con la intención de reconocer la labor de aquellas personas que desinteresadamente desempeñan dicha labor.
Por ello, cada año la mayoría de las instituciones públicas realiza jornadas de reflexión con sus dirigentes, con el objetivo de compartir experiencia y vocación de estos “servidores públicos anónimos”, quienes voluntariamente enfocan su trabajo en pro del desarrollo y el progreso de sus comunidades.
Las organizaciones comunitarias son fundamentales para el desarrollo del tejido asociativo en el mundo cotidiano. Durante los años 60 creció con fuerza la idea de institucionalizar a las organizaciones naturales, con la intención de mejorar la manera de poder interactuar con el Estado, así ser un artífice que permitiera lograr avances y mejoras en sus territorios.
Tanto para los gobiernos locales y gobierno central es de suma importancia el lograr trabajar de manera mancomunada con los dirigentes, pues es gracias a ellos que pueden “conocer, escuchar, comprender las necesidades y prioridades de los chilenos y chilenas, de las familias de nuestro país”, enfatizó la ministra Secretaria General de Gobierno, Cecilia Pérez.
Por tanto, para no perder sintonía con la gente es preciso que día a día se continúe potenciando la participación ciudadana, apoyar el desarrollo de las organizaciones sociales, entregando las herramientas y facilidades necesarias para que los dirigentes puedan hacer “bien su pega”.
No por menos, el Gobierno puso urgencia en el Congreso al Proyecto de Ley que busca simplificar el procedimiento de calificación de las elecciones de las Juntas de Vecinos y Organizaciones Comunitarias, el cual deberá ser discutido el próximo martes por la Comisión de Gobierno de la Cámara de Diputados.
Hay que esperar y ver cómo funciona en la práctica, para que de una vez las autoridades entiendan que la construcción de lo público no es sólo trabajo del Estado, sino que por el contrario, las soluciones más eficientes a los problemas públicos vienen desde las comunidades, desde los vecinos que conocen la realidad social en la que se desarrollan.