Día del Trabajo

Los trabajadores son el motor de la actividad productiva del país, son las piezas sensibles de una maquinaria y si se olvida de mantenerlas en buenas condiciones, esa maquinaria dejará irremediablemente de funcionar.

02 Mayo 2017   11   Editorial   Gustavo Alvarado

En la jornada de ayer se conmemoró la fiesta por antonomasia del movimiento obrero a nivel mundial. Tanto en Chile como en muchos países,  fue día festivo y se suele usar como movimiento reivindicativo de diferentes causas relacionadas con el trabajo.

Los orígenes del Día Internacional de los Trabajadores se remontan a 1886 en Estados Unidos. Por aquellas fechas los trabajadores iniciaron una lucha para establecer un límite de ocho horas a la jornada laboral. El único límite que existía era el no hacer trabajar a una persona más de 18 horas sin causa justificada y la consecuencia era una multa de 25 dólares.

El sindicato mayoritario inició una huelga a partir del 1 de mayo de 1886. En Chicago, los enfrentamientos entre la policía y los trabajadores fueron especialmente duros y sangrientos. Tras días de huelga, el 4 de mayo se convocó una concentración en la plaza de Haymarket, con una tensión creciente. Ese día un artefacto explotó en la plaza, resultando muerto un policía. Hubo muchos detenidos, de los cuáles cinco de ellos fueron condenados a la horca: tres periodistas, un tipógrafo y un carpintero. Se les conoce como “los mártires de Chicago”.

En honor a la lucha por la jornada laboral de 8 horas y en memoria de los trabajadores de Haymarket, el 1 de mayo se celebra el Día Internacional de los Trabajadores.

Este día encuentra a nuestro país en medio de un debate social que dice relación con el trabajo, aunque más bien dicho, con la calidad de vida después de haber cumplido con la vida laboral. Nos referimos a las pensiones.

Pero no se puede dejar de lado otras discusiones que se relacionan. Hace un par de semanas estuvo en la palestra la reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas. Además, se busca mejorar las posibilidades de acceso a mujeres y jóvenes al mundo del trabajo. También está en mejorar la calidad de los empleos, partiendo desde el sector público hasta el mundo privado, cautelando y evitando que se cometan abusos por parte de los empleadores.

Es de esperar que las condiciones laborales sigan siendo prioridades de las autoridades que tendrán el poder en sus manos después de noviembre próximo y, también, de quienes aún lo ostentarán por lo que queda de mandato presidencial. Los trabajadores son el motor de la actividad productiva del país, son las piezas sensibles de una maquinaria y si se olvida de mantenerlas en buenas condiciones, esa maquinaria dejará irremediablemente de funcionar.