El cuidado de la privacidad en redes

Uno de los primeros consejos es tener conciencia y reflexionar acerca de las cosas que se publican (…)

28 Febrero   10   Editorial   Gustavo Alvarado

La investigación policial y judicial al sitio Nido.org, abre nuevamente el debate sobre el cuidado en el uso de las redes sociales y los peligros a los que, en este caso, las mujeres se ven expuestas por las vulnerabilidades del ciberespacio, que ampara conductas retorcidas de hombres.
Por tal razón, es bueno recordar alguna de las recomendaciones que autoridades y sitios especializados, para que las mujeres tengan siempre presente y puedan resguardarse de situaciones peligrosas.
Uno de los primeros consejos es tener conciencia y reflexionar acerca de las cosas que se publican, el tipo de fotografías, los comentarios que se hacen, si se ha difundido o no información falsa, es decir, meditar en torno al contenido que normalmente se comparte.
Otro de los consejos es aprender a usar las herramientas de seguridad y privacidad que se pueden implementar en las redes sociales. Una de ellas que es importante aplicar es la doble autenticación, que implica que, cuando se intente abrir la casilla de correo electrónico o redes sociales en un computador o celular que usualmente no se utiliza, no solo pedirá la clave, sino que, además, un código que llegará al celular personal. Esto reduce el riesgo de hackeos. Otras configuraciones recomendadas es que el perfil de Facebook no esté en motores de búsqueda (como Google), restringir la privacidad de publicaciones antiguas, restringir a quienes se puede agregar como contacto.
Hay que tener mucho cuidado dónde ser hace click. El consejo es no abrir cualquier enlace que llegue a la casilla de correo, WhatsApp o Messenger. A veces, basta con hacer click en estos enlaces extraños para que se apropien de todas las contraseñas e información personal. Y tener cuidado con cualquier sitio que pida información personal o contraseñas.
Otro elemento a tener en cuenta es ser cauteloso al utilizar redes wi fi públicas. Es muy fácil que alguien intercepte información mientras se utiliza una de ellas. Por lo tanto, no ingresar contraseñas ni hacer movimientos bancarios mientras se utilizan; para eso, es mejor usar la Internet propia y privada de los teléfonos.
El reforzamiento de las contraseñas también es importante. Que mezclen letras, números y caracteres especiales. No usar la misma para todas las redes, porque bastaría con que hackeen una sola vez para hacer caer todo el resto de plataformas.
Finalmente, siempre es bueno visitar sitios webs que enseñan qué hacer y cómo protegerse de las amenazas que hay en la red.