El deporte como inversión social

Casi todos los años los deportistas hacen noticia solicitando apoyo, financiamiento, recursos para poder entrenar

29 Septiembre 2016   7   Editorial   Gustavo Alvarado

El equipo de hockey femenino “Las Marcianitas”, una vez más,  ha mostrado destreza y superioridad con los equipos que se han enfrentado hasta el momento en el  Mundial que se juega en Iquique. Se midió a una Alemania que siempre ha destacado por su calidad en el juego, pero esta vez las chilenas fueron superiores y quedó reflejado en el resultado final del encuentro.

Chile es más que fútbol. Si bien el deporte “rey” mueve a mucha gente al estadio, por ser  el más popular, pero no ha sido el responsable de otorgar al país las primeras satisfacciones deportivas, pues vinieron antes de disciplinas como el tenis, el hockey patín, el atletismo, la gimnasia olímpica, la natación, entre otras. Sin el afán de desmerecer el título de Campeón de América, ni la hazaña que significó para los jugadores conseguir dicho título, es preciso mostrar que no sólo se practica fútbol, sino que existen otras opciones, con experiencias igual de exitosas, pero que falta que la inversión sea real.

Durante esta semana, un grupo de Deportistas de Alto Rendimiento (DAR) entregaron una  carta a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet,  exigiendo que se cumplan los compromisos que la mandataria firmó con ellos, en una reunión sostenida el pasado 1 de marzo.

Casi todos los años los deportistas hacen noticia solicitando apoyo, financiamiento, recursos para poder entrenar o, incluso, para poder costear la participación en algún encuentro deportivo internacional. Ello constituye un hecho muy vergonzoso, pues al parecer sigue siendo visto el deporte como “gasto” y no como una “inversión social” relevante.

Hace mucho tiempo el deporte dejó de ser una actividad exclusiva, practicada por unos pocos, pues se convirtió en un elemento fundamental de cohesión social, indicativo de la calidad de vida y que en la actualidad nadie lo pone en duda. 

Se necesita una mirada integral del deporte, que se vea como inversión. Pues es valorable ver como los niños dejan la calle para poder ir a entrenar. En Cauquenes, desde el municipio se ha apoyado el desarrollo de distintas disciplinas deportivas, las cuales han permitido que niñas y niños practiquen un deporte distinto, como es el fenómeno del hockey patín y el patinaje artístico, disciplinas que llegaron para quedarse.

Incluso, el interés ha aumentado entre los establecimientos educativos por tener esta oferta deportiva para sus alumnos. Ejemplo de ello es que tanto el club deportivo del Liceo Claudina Urrutia y un Club deportivo del sector de Coronel de Maule, postularon al 2% de deporte, adjudicándoselo. Lo que permitirá poder desarrollar una escuela formativa en esas novedosas disciplinas deportivas en la zona.

Que el patinaje llegue a las niñas y niños de Coronel de Maule es sin duda un hecho que reconforta a quienes gestaron la iniciativa. Pues esa acción permitirá que ellos tengan la oportunidad de poder aprender un deporte nuevo para ellos, acercándolos a lugares donde no llegan. Eso es un mérito, pero además demuestra que el deporte puede llegar a muchas partes y transformarse en una herramienta motivadora, para que las nuevas generaciones se encanten con él y no con la droga u otras actividades que los alejan de la vida sana y constructiva.

Para eso también es vital que se invierta en nuevos recintos al momento de trabajar  paralelamente la gestión deportiva de calidad, pues la idea no es llenar a las ciudades de gimnasios y recintos que son ocupados esporádicamente, sino que se necesita que sean ocupados por semilleros de buenos deportistas.

Al tener más lugares adecuados para el deporte, la formación deportiva será una herramienta esencial para poder encantar a los niños y adolescentes con las distintas disciplinas deportivas, volcando el interés en su desarrollo y no en estar parado en una esquina, planeando una próxima “maldad”.