El sueño de Harry

Construyó en el sector oriente de la comuna de Curicó, la que vendría a ser la primera casa “energéticamente neutral” de nuestro país.

14 Febrero 2017   14   Editorial   Gustavo Alvarado

Utilizando la norma que desde el 2020 regirá en su natal Holanda, el arquitecto Harry Terband construyó en el sector oriente de la comuna de Curicó la que vendría a ser la primera casa “energéticamente neutral” de nuestro país. Desde hace 13 años radicado en Chile, pero ahora en la “ciudad de las tortas”, Terband quiso demostrar la factibilidad del modelo, siempre con la intención de que se pueda replicar.

Pero para ello, el también ingeniero reconoce que en Chile se requiere de un cambio de paradigma, teniendo como centro el “cuidar” a nuestro planeta. El concepto en el que se sustenta dicha vivienda, cuya edificación se extendió por cerca de ocho meses, es una especie de “acuerdo”, que considera un lapso, en este caso de al menos 35 años.

“Estamos en un cambio de las energías convencionales a las energías renovables, pero todavía tenemos un montón de productos de construcción que están hechos por energía convencional”, indica Terband, considerando que, de manera intrínseca, los materiales que se utilizan vienen con una huella de carbono “gigante”.

 La idea es “neutralizar” el consumo de energía convencional y, de paso, esa misma “huella”, esto a través de la propia energía que la casa genera. Si bien en estricto rigor, la vivienda está conectada a la red “pública” de energía eléctrica, los excedentes que se generan son “vendidos” a la empresa que la distribuye.

Entre los sueños que rondan la cabeza de Harry Terband está el poder replicar dicho modelo, pero en viviendas de tipo social. “Yo no voy a morir antes de que se puedan hacer más de cinco mil viviendas sociales con este modelo”, dijo. “La gente en Chile merece mejor vida”, agrega, apuntando que la inversión que realiza el Estado en dicha área, necesariamente debe aumentar. 

“Es imposible de pensar que en el 2017 hay millones de chilenos que viven en casas que para mí son una vergüenza. Estamos olvidando que lo más importante en Chile son los chilenos. Estamos con una economía, tenemos minas, tenemos frutas, tenemos vino, todo bien, pero quién hace ese trabajo, son los chilenos y ¿dónde viven?: en casitas que son calientes en el verano, son frías en el invierno, son muy cerca entre ellas. Hay que cuidar a la gente bien. Por eso yo estoy por mejorar la manera de vivir. Es más saludable”, acotó el arquitecto sobre tal punto.

Según Terband, así se podría evitar el desarrollo de una serie de enfermedades que aquejan a los chilenos, cuyo tratamiento además implica un importante gasto para el Estado. El tiempo dirá si el sueño de Harry pasará o no a transformarse en algo real.