El sueño de un hospital para San Clemente

Se trata de una coyuntura relevante, porque justo por estos días también comenzó el tránsito de camiones a través del paso internacional Pehuenche

15 Abril   70   Editorial   Gustavo Alvarado

La comuna de San Clemente tiene mucho por crecer, especialmente, en cuanto a servicios para sus ciudadanos, ya que cuanto a territorio, literalmente colinda con la frontera con Argentina. Por ello, el sueño de un hospital propio ha sido largamente acariciado y anhelado, tanto por autoridades locales y regionales.
El intento más serio fue cuando la municipalidad trató de gestionar un proyecto para transformar el ex “hospital italiano” en un centro asistencial para los sanclementinos. Se trata de una infraestructura que fue instalada en un recinto privado en el camino entre Talca y San Clemente, luego del terremoto de febrero de 2010.
Pero esta idea no prosperó y, finalmente, la Universidad de Talca terminó por asumir la misión de transformar el lugar en un campo clínico para sus estudiantes y egresados. Así el proyecto fue nuevamente guardado en los archivos hasta que se generaran las circunstancias que permitieron retomar este anhelo para san Clemente.
Y ahora llego la hora apropiada, porque la Universidad Católica del Maule (UCM) está buscando justamente levantar su propio campo clínico para las carreras ligadas al área de la salud. Así la idea es que la entidad universitaria aportará con la gestión y el personal médico, mientras que la municipalidad entregará un terreno.
El proyecto contempla que la construcción quede a cargo del gobierno, a partir de fondos regionales. Se trata de una coyuntura relevante, porque justo por estos días también comenzó el tránsito de camiones a través del paso internacional Pehuenche, tanto hacia como desde Argentina, dando un importante impulso económico.
En ese contexto, San Clemente ya cuenta con un bypass que evita que los camiones de carga pasen por el centro de la ciudad, protegiendo con ello a su comunidad. Y los terrenos para el hospital quedarían justamente cercanos a dicha ruta alternativa, otorgando una importante ventaja en cuanto a movilización y acceso.
Ya existe apoyo político de parte de senadores que han sido informados por la propia UCM. Pero existe otro argumento igualmente relevante, en cuanto a que el Hospital Regional de Talca está destinado a casos de mayor complejidad, lo cual, sumado a las distancias, hace difícil que se atienda a los habitantes de una comuna como San Clemente.
Pero, además, gracias a que existe una mejor conectividad vial, el hospital de San Clemente no sólo permitirá descongestionar los consultorios y el centro asistencial talquino, sino que también beneficiará a comunas cercanas como Río Claro, Pelarco y San Rafael, hacia el norte; así como Colbún y Yerbas Buenas, hacia el sur.
En definitiva, no existen fundamentos para rechazar un proyecto que llegó en su momento justo. La opinión pública no puede menos que quedar observante y vigilante respecto a las decisiones que adopten las autoridades electas y administrativas, porque sería inaudito que la burocracia o el centralismo ganaran nuevamente.
San Clemente tiene una oportunidad histórica y llegó el momento de que fructifique, sin importar los colores políticos, porque un proyecto de esta envergadura requiere de la unión y el trabajo conjunto. En esta labor, son miles los que estarán observando la labor de las autoridades y seguirán atentas a los avances de este gran anhelo.