Electromovilidad

(…) de acuerdo a estimaciones publicadas por el Ministerio de Energía, el ingreso de vehículos eléctricos evitaría la emisión de 11 millones de toneladas de CO2 al año y reduciría el gasto energético del país en más de 3 mil 300 millones de dólares anuales.

07 Agosto   233   Editorial   Gustavo Alvarado

Tal como lo ha definido el Ejecutivo, el inminente incremento en la participación de los vehículos eléctricos en el país, hace necesario prepararse como sociedad en tener una cultura en electromovilidad, con la finalidad que la transformación del parque vehicular ocurra generando los beneficios deseados.


Y en la región ya se están tomando cartas en el asunto para incentivar la electromovilidad. Desde el Gobierno Regional se ha impulsado que el programa de renovación de la flota del transporte público camine hacia los vehículos eléctricos. Para ello, en la jornada de ayer, las autoridades regionales comentaron que, para el próximo año, se le dará incentivos a los transportistas mayores para que adquieran buses eléctricos. Esto implica que se debiera aumentar el pozo de recursos a entregar, como una manera de permitir que los interesados se suban al carro de la electromovilidad.
Además, son cinco los taxis colectivos eléctricos que se incorporarán a la flota del traslado de pasajeros, probablemente de aquí a finales del presente año.
De todas maneras, las gestiones más urgentes, ahora, según las propias autoridades, deberá ser iniciar las conversaciones para contar prontamente con estaciones de servicio específicas para la recarga de los motores, más conocidas como electrolineras.


Todo esto que se ha mencionado, se contextualiza en que, en 2050, Chile tendrá más de cinco millones de autos eléctricos circulando por las calles. Es que, según un informe de la Estrategia Nacional de Electromovilidad, en casi una década más un vehículo eléctrico costará lo mismo que uno convencional.
Por otra parte, de acuerdo a estimaciones publicadas por el Ministerio de Energía, el ingreso de vehículos eléctricos evitaría la emisión de 11 millones de toneladas de CO2 al año y reduciría el gasto energético del país en más de 3 mil 300 millones de dólares anuales.


De ahí que, lo relevante será que la sociedad chilena debe ser capaz de comprender perfectamente que la electromovilidad es una ventana hacia el desarrollo de país sustentable. Sin embargo, esa será una mínima parte de la conciencia que, como sociedad, debemos tener para que efectivamente caminemos hacia una sustentabilidad con todas sus letras.