Emprender en el “valle de la muerte”

Según antecedentes aportados por Sercotec, 42 empresas de las provincias de Talca y Linares aumentaron sus ventas gracias a la asesoría del centro y lo hicieron en un promedio de 64 por ciento.

17 Octubre 2016   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Puede resultar contradictoria la frase que el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, expresó durante su visita a la región la pasada semana. La autoridad dijo en entrevista con este medio: “Los micro y pequeños emprendimientos tienden a morir rápidamente”. Concepto que, desprovisto de contexto, puede tener una connotación negativa, como que el panorama de quienes optan por emprender es muy poco alentador.

Sin embargo, lo que hay que interpretar de la frase del ministro no es otra cosa que una obviedad: emprender no es fácil. No es llegar y tener una idea para alcanzar el éxito. Hay que trabajar mucho, esforzarse y tener disciplina, conceptos que sirven para cualquier ámbito, no solo en el emprendimiento empresarial.

Céspedes señaló que al primer año, dos tercios de los emprendimientos no cruzan lo que él denomina “el valle de la muerte”, y al tercer año esa cifra se eleva al 90 por ciento. En consecuencia, explica, “no es un porcentaje significativo el que va sobreviviendo en el tiempo”. De ahí que, acota, “es fundamental el apoyo en las etapas tempranas, para potenciar los negocios o ideas de negocios”.

Es en este punto donde adquieren real sentido las palabras del ministro. Porque el Gobierno, sostiene la autoridad, ha asumido ese desafío de generar las condiciones para que ese emprendimiento tenga cada día mayores probabilidades de éxito.

Para eso es fundamental distinguir entre los distintos tipos de emprendimiento. Algunos son más innovadores y, por lo tanto, más riesgosos. Otros, más tradicionales, con menor probabilidad de fracaso, requieren respaldo en financiamiento y gestión.

Consecuentemente, se han establecido apoyos de acuerdo al tipo de emprendimiento. Para implementar este concepto se crearon los centros de desarrollo de negocios. El año pasado de inauguró uno en Talca y recientemente se abrió uno en Curicó.

Estos centros, explica el ministro de Economía, buscan dar una asesoría especializada y gratuita en materias como contabilidad, márketing, tributación, desarrollo con proveedores, y búsqueda de clientes, de manera de potenciar que ese emprendimiento tenga éxito.

Un primer balance del Centro de Desarrollo de Negocios de Talca da cuenta justamente de dicho objetivo. Según antecedentes aportados por Sercotec, 42 empresas de las provincias de Talca y Linares aumentaron sus ventas gracias a la asesoría del centro y lo hicieron en un promedio de 64 por ciento.

Cifra que da pleno sentido al diagnóstico ministerial. Emprender es complejo, pero con esfuerzo propio, además de un apoyo concreto y efectivo, se puede superar el “valle de la muerte”.