En alerta para evitar el Hantavirus

Hay que mantenerse en estado de alerta, los síntomas de contagio son difíciles de distinguir, al confundirse con un cuadro gripal

25 Enero 2018   15   Editorial   Gustavo Alvarado

A inicios de mes, tras el incendio que afectó al sector de Cabrería en Cauquenes, el Hospital de Cauquenes ha intensificado sus campañas informativas para prevenir el efecto del humo en la salud; incentivar el buen uso de la red asistencial, pero además ha reiterado las medidas preventivas que se deben adoptar para evitar el Hantavirus. Enfermedad infecciosa aguda, habitualmente grave, que puede incluso resultar mortal.
Situación que se debe considerar en estos tiempos, donde muchos veraneantes optan salir de vacaciones acampando en “camping”, o bien, producto de los incendios, los ratones de cola larga huyen del fuego, desplazándose hacia las localidades, poblados o ciudades más cercanas a su hábitat.
Sin ser majaderos, siempre es necesario -nunca suficiente- informar y retirar las medidas de prevención, para estar cautos ante el virus responsable de provocar el síndrome pulmonar grave.
Debemos considerar que el Hanta está presente en nuestro país desde la década de los 90 y se adquiere por contacto con fluidos de ratones silvestres de “cola larga” (Oligorizomys longicaudatus) portadores de ella, quienes la transmiten, principalmente, a través de las fecas y orina que dejan en los matorrales o en espacios cerrados como bodegas, cabañas y casas de veraneo. Con solo oler los aerosoles de esta orina la persona se contagia.
Por ello, es preciso que las dos poblaciones que están más en riesgo: quienes acampan en zonas silvestres con mucha vegetación y los trabajadores rurales, los que están expuestos al hábitat del ratón de cola larga.
Es preciso que todos los veraneantes y no veraneantes estén en alerta, tomar en consideración las medidas preventivas, pues si bien el ratón es de hábito nocturno, se acerca a lugares donde hay personas cuando le falta alimento, por tanto, aquellos que están haciendo excursiones o campamentos, el llamado primero es a cuidarse y optar por los recintos que estén autorizados por la seremi de Salud.
Además, de limpiar todas las superficies con cloro (líquido que mata el virus), se deben mantener los alimentos y deshechos bien cerrados para evitar atraer roedores, así como ventilar cabañas o casas que estén solas por periodos muy largos, desratizando constantemente.
Tomar estas medidas, son esenciales –incluso vitales- para pasar unas vacaciones sanas y sin complicaciones.
Hay que mantenerse en estado de alerta, los síntomas de contagio son difíciles de distinguir, al confundirse con un cuadro gripal común, ya que se manifiesta con dolores musculares, abdominal y algunas molestias respiratorias.
Por tanto, es muy recomendable que si tienen el antecedente de haber estado en una zona rural, al acudir al servicio de urgencia del hospital, darle esta referencia al médico que lo atienda, para que éste pida el hemograma, examen que permite confirmar sospecha.
Este verano se mantiene la vigilia, la detección temprana y oportuna permite controlar la mortalidad del virus, a través de un tratamiento con suero hiper inmune, que ha permitido bajar la mortalidad del Hanta de un 50% a un 20%, de acuerdo a los datos entregados por el Ministerio de Salud.