Encuesta Casen

Lo verdaderamente relevante es que aún quedan más de 2 millones de personas en situación de pobreza, de las cuales una parte significativa está en la región.

25 Septiembre 2016   8   Editorial   Gustavo Alvarado

Con algún retraso respecto de los plazos establecidos previamente ha salido a la luz pública la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen) 2015 la que trae buenas y malas noticias.

Las buenas es que la pobreza medida por ingresos en nuestra región se redujo de 22,3% a 18,7% en relación a la muestra de 2013, mientras que a nivel multidimensional, hubo una leve baja de 21,9% a 21,7%.

Las malas es que el Maule sigue siendo la segunda región más vulnerable del país, solamente sobre La Araucanía y muy lejos del promedio nacional que es del 11,7%.

Otro dato positivo es que si bien persiste un patrón de marcada desigualdad, los resultados del periodo 2013-2015 reflejan una disminución moderada pero significativa de la desigualdad en la distribución del ingreso. El Coeficiente de Gini de los ingresos autónomos de los hogares se redujo de 0,504 a 0,495, y en el caso de los ingresos monetarios de los hogares disminuyó de 0,491 a 0,482.

La Presidenta Michelle Bachelet expresó que “estamos muy contentos por las excelentes noticias de que, pese a que hemos estado en un mundo con una economía desacelerada, donde los precios del cobre han impactado en la situación en Chile, es claro que hemos llevado adelante políticas sociales correctas, que han permitido que se haya bajado en la pobreza por ingreso”.

Sin embargo, la medición confirmó que los niños, niñas y adolescentes aún permanecen como el grupo más pobre y excluido de nuestra población.

Nicanor Huentemilla, director ejecutivo del Hogar de Cristo sede Maule, señaló que este hecho “es preocupante para un rango de edad en el cual las carencias monetarias y multidimensionales son determinantes a la hora de alcanzar competencias básicas necesarias para lograr una vida adulta autónoma, transformándose en un escenario de riesgo y vulneración de derechos para este segmento de la población. Sin duda creemos que se necesita una señal política fuerte, una decisión que oriente a iniciativas públicas contundentes y de manera prioritaria para la etapa más frágil del desarrollo de las personas”.

En esta línea, la Fundación Avanza Chile apuntó que si bien la pobreza cayó, lo hace a un ritmo significativamente menor del que venía haciéndolo. Explica que durante la actual administración abandonaron esta condición 217 mil personas, mientras que en la anterior lo hacían 427 mil al año.

Es evidente que todo depende del cristal con que se miren las cifras, pero lo verdaderamente relevante es que aún quedan más de 2 millones de personas en situación de pobreza, de las cuales una parte significativa está en la región. Sin embargo, no se han escuchado voces con la urgencia que el tema requiere proponiendo planes y medidas especiales acordes a nuestra realidad para resolver este problema.