Enfermedades en verano

A pesar que todos los años se realizan campañas de difusión sobre cómo evitar al “Vibrio”, siguen llegando personas afectadas por esta bacteria a los centros asistenciales de la zona

19 Enero 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Estamos en pleno verano, el intenso calor que afecta a la zona central del país lo ha hecho que la el Ministerio de Salud, a través de la autoridad sanitara, intensifiquen sus campañas de difusión en el ámbito del autocuidado, educando sobre qué medidas debe adoptar el ciudadano para evitar los efecto que pudiera tener en su salud una ola de calor (como la de estos días) y el consumo de alimentos bien lavados y bien cocidos, en el caso que se opte por deleitar el paladar con productos del mar.

Muchos veraneantes transitan por las costas maulinas, eso queda de manifiesto al recorrer el borde costero, donde prácticamente la oferta hotelera y de arriendo de cabañas es escasa, por la alta demanda. Esa población flotante, más los habitantes del lugar, como por ejemplo quienes viven en Pelluhue y Chanco, ante una complicación de salud deben acudir al hospital de Chanco, de baja complejidad, o bien ser trasladados al hospital de Cauquenes, que es de mediana complejidad, por tanto tiene un Servicio de Urgencia que atienden médicos en etapa de destinación, pero que ante una complicación tienen la opción de llamar a los médicos especialistas que cuenta dicho establecimiento, permitiendo la entrega de una atención más completa. De no ser suficiente está la opción de derivar al paciente a los centros asistenciales de Linares y Talca.

Por la alta demanda y la poca oferta de centros asistenciales de en la Provincia de Cauquenes, es preciso educar a la población y hacer un llamado al autocuidado. Por tanto, literalmente, como es habitual en los veranos, distintas instituciones y servicios de gobierno se han “tomado” las playas, como espacio de difusión para informar sobre los programas que ejecutan, además de las medidas preventivas que pudieran evitar una enfermedad generada por el consumo de fruta y verdura mal lavada, o por el consumo de mariscos crudos. ¡

La Autoridad Sanitaria a intensificado la fiscalización de los centros de abastecimientos y de los lugares donde se venden mariscos. La idea es que las personas adquieran los productos del mar en los negocios establecidos, en los cuales se hayan asegurado de no romper la cadena de frío, lo que permite asegurar que los mariscos y pescados que lleve el consumidor estén frescos.

En las playas de la provincia del secano costero maulino, no sólo hay que estar atento de la llegada de la Fragata Portuguesa, la cual también representa un riesgo para la salud. Sino además la alerta es por la existencia del “Vibrio Parahaemolyticus”, bacteria entérica, cuyo hábitat natural son las costas marinas, cuya transmisión se produce por la ingestión de mariscos crudos o mal cocidos, especialmente bivalvos (ostras y almejas principalmente). O bien, por la contaminación cruzada con otros alimentos producto de la manipulación incorrecta de los mariscos crudos. 

Por ello, la presencia de fiscalizadores visitando en forma periódica los locales donde expenden mariscos, sumado a que las máximas autoridades de salud realicen difusión en la zona costera, hacen que la información sobre las medidas preventivas lleguen directo a las personas, apoyándose en la entrega de folletería, donde se explicita de manera sencilla que los mariscos se consumen cocidos; que hay que lavarse las manos de manera frecuente y que no hay que mezclar alimentos cocidos con los crudos. Considerar esas pequeñas sugerencia, evitaran pasar un verano enfermo.

A pesar que todos los años se realizan campañas de difusión sobre cómo evitar al “Vibrio”, siguen llegando personas afectadas por esta bacteria a los centros asistenciales de la zona. La idea no es generar alarma, pero sí conciencia de que podemos evitarlo, con las sencillas medidas de autocuidado que la autoridad sanitaria difunde.

No sólo para Chile, sino que para el mundo entero, la presencia de Vibrio parahaemolyticus en los productos del mar es identificada como una importante causa de los brotes de intoxicación alimentaria.

Este verano no deje de disfrutar y relajarse, pero sin olvidar que siempre debe estar en alerta, cuidándose y cuidando a la familia, para prevenir que se vean afectados por enfermedades del tipo infección gastrointestinales, las cuales se mantienen a “raya” si cumplimos con las recomendaciones  básicas que nos entregan las autoridades de salud, para vivir en familia un verano protegido y libre de enfermedad.