Equidad en el trabajo

La Ley elimina la distinción entre empleados y obreros.

10 Enero 2018   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Recientemente fue promulgada la legislación que modifica la Ley N°16.744 sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, con el objeto de eliminar la distinción entre empleados y obreros. Según dicha normativa, para los efectos de otorgar prestaciones de salud, si el afectado es “empleado”, puede acceder a toda la red de prestadores con las que cuenta el sistema, tanto público como privado. Sin embargo, si es un “obrero”, no puede acceder libremente a la red asistencial ni pública ni privada, quedando la atención limitada a los establecimientos pertenecientes a los Servicios de Salud.
Esta es una medida que beneficia a cerca de 350 mil personas, entre ellas trabajadoras de casa particular, manipuladoras de alimentos y temporeras.
La Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, puesta en marcha en agosto del 2016, estableció la eliminación de esta discriminación como su medida más simbólica para igualar derechos de trabajadores sin distinciones, equiparando las condiciones de acceso a las atenciones médicas y al pago de licencias.
El proyecto se originó en mociones refundidas de diversos diputados, entre los que se cuenta Pablo Lorenzini.
La Ley actualiza el concepto de trabajador, eliminando la referencia a empleado u obrero y sustituyéndola por la mención “a toda persona que preste servicios por cuenta propia o como dependiente de alguna entidad empleadora”. Establece la afiliación al Instituto de Seguridad Laboral en caso de que los empleadores no adhieran expresamente a alguna Mutualidad.
El Instituto de Seguridad Laboral será gestor público del sistema y por tanto, deberá otorgar a sus afiliados las prestaciones monetarias, preventivas y médicas. Para cumplir con su misión, podrá generar convenios de prestaciones con los Servicios de Salud, con las Mutualidades de Empleadores o con otros establecimientos de salud públicos o privados.
La Presidenta Michelle Bachelet destacó que con esta ley “igualamos el acceso a salud laboral de todos los trabajadores y trabajadoras, nivelando sus derechos y asegurando que todos sean bien atendidos cuando sufren un accidente laboral o padecen una enfermedad profesional. Con esta ley damos un nuevo paso en la dirección de modernizar nuestro sistema de seguridad en el trabajo, incorporando un principio de equidad y de inclusión”.
Se trata de una acertada medida que busca entregar condiciones de acceso igualitario para los trabajadores, lo que tiene efectos, tanto desde el punto de vista de salud como de dignidad. Ello es especialmente importante en una región como la nuestra.