Escasez del recurso hídrico

A nivel regional contamos con especialistas que están en el ámbito académico desarrollando hace bastante tiempo investigaciones que pudiesen aplicarse en circunstancias como estas, pero el problema es que al parecer nadie ha tomado la decisión de efectuar un trabajo articulador seriamente planificado y no que sea para enfrentar la contingencia de manera reactiva.

25 Agosto   164   Editorial   Gustavo Alvarado

Como un grito casi de desesperación es el que se ha levantado desde la Región del Maule ante la cada más creciente falta del recurso hídrico, la que ya no solo está afectando el desarrollo de actividades productivas, sino que está también confabulando contra la propia subsistencia humana.


Fue el alcalde de San Javier, Jorge Silva, quien solicitó públicamente al intendente declarar zona de catástrofe hídrica. Según el jefe comunal, ante la gravedad de la falta de agua para consumo humano, crianza de animales y regadío de los campos, el Concejo Municipal de su comuna declaró en zona de emergencia a la comuna.


“Muy importante es el apoyo y declaración del Concejo Municipal, ya que nos permite destinar recursos propios para la compra y distribución de agua a más de 800 personas, cubriendo sólo cerca del 12% de la necesidad real de afectados, lo que no alcanza para abastecer de agua para la crianza de animales y riego agrícola”, explicó el alcalde el pasado jueves. Y ayer, llegó hasta la Intendencia en Talca para reafirmar todo lo dicho ante la máxima autoridad regional, así como también entregar una carta a Pablo Milad para que se agilicen las acciones en la línea de que se declare emergencia agrícola por la escasez de agua.


Lo propio hacen los agricultores, quienes, en la voz del presidente de la Agrícola Central, Fernando Medina, señalaron que aquí ya no se puede hablar de una señal de alerta, sino que más bien se encendió una luz roja respecto a la falta de disponibilidad de agua. “No tenemos tiempo para esperar la construcción de estos mega embalses, porque se nos dice que son 10 años más, pero si hacemos la proyección de la última década y la llevamos hacia adelante, simplemente no vamos a tener nada”, aseguró el dirigente gremial que estamos ad portas de tener escasez de alimentos en el corto plazo.


Pero, el diputado Pablo Lorenzini planteó que debiera nombrarse un delegado presidencial para los temas hídricos. Sin embargo, al menos en el gobierno pasado había una persona encargada a nivel regional, proveniente de un partido político. En esta administración, no hay conocimiento de que se haya designado algún profesional que se dedique a la situación hídrica. Y si lo hay, qué tan efectivo está siendo el trabajo que realiza. No hay que ser adivino para entender que estamos frente a un proceso irreversible de escasez hídrica, lo que hace necesario afrontar esto de manera profesional y no designando para este tipo de problemáticas a personas de las cuales no se conocen los grados de preparación que tengan para enfrentar esta tarea.


A nivel regional contamos con especialistas que están en el ámbito académico desarrollando hace bastante tiempo investigaciones que pudiesen aplicarse en circunstancias como estas, pero el problema es que al parecer nadie ha tomado la decisión de efectuar un trabajo articulador seriamente planificado y no que sea para enfrentar la contingencia de manera reactiva.