Estrategias integrales para evitar la violencia escolar

Mientras no existan estrategias definidas para erradicar la violencia de los colegios, padres y docentes deberán continuar estando en “modo alerta”

02 Marzo 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Cerca de cuatro mil estudiantes de educación pre-básica, básica y media retornaron a las aulas en Cauquenes, en absoluta normalidad, pese a los incendios que afectaron a la zona durante enero. El alcalde Juan Carlos Muñoz indicó que las condiciones de los establecimientos municipales son las óptimas, además de disponer de un cuerpo de docentes y recursos destinados para mejorar la calidad en la entrega de la educación a los alumnos.

De acuerdo a lo señalado por la máxima autoridad comunal, los centros educativos se prepararon para recibir en mejores condiciones al alumnado. Quienes retornan a clases, saben que deberán enfrentar otras exigencias académicas, situación que el primer día no les complica, pues está la felicidad y la alegría de reencontrarse con sus compañeros y compañeras de aula.

Pero la ansiedad se vive no sólo por los nuevos contenidos que deberán aprender ni por los nuevos exámenes a rendir, sino más bien por la posibilidad de ser víctima de bullying o de violencia escolar de algún compañero de clases o de establecimiento.

Situación que al parecer va en aumento en nuestro país, pues es habitual que los medios de comunicación informen sobre agresiones entre estudiantes e, incluso, suicidios de alumnos que no tuvieron las herramientas para poder enfrentar –y superar- la violencia escolar.

Esta dura realidad queda reflejada no sólo por lo que dicen los medios informativos, sino que hay investigaciones en Chile que muestran el panorama nacional sobre bullying. Se necesita la premura de una nueva encuesta capaz de medir los índices de violencia escolar a nivel nacional.

La anterior indica que el 10,7% de los estudiantes reportan haber sufrido bullying de parte de sus compañeros, presentándose un 7,6% en colegios particulares, un 9,8% en subvencionados y un 12% en municipales.

Una encuesta mundial que realizó la OMS sobre violencia y salud de estudiantes de entre 13 y 15 años, en la cual participó Chile, indicó que un 42% de las mujeres y un 50% de los varones reportan haber sufrido bullying en los últimos 30 días, en un contexto en que el reporte de los demás países  fluctuaba entre el 20 y el 65%.

Cifras que muestran que la violencia escolar es un problema transversal en las escuelas en estos tiempos. Por tanto, se necesita que a nivel de estado se tome conciencia real del problema, para elaborar estrategias que permitan prevenir y detener la violencia en las escuelas y establecimientos educativos chilenos.

Es preciso decir que los países que han tomado consciencia del problema y que han actuado, han logrado desarrollar una serie de políticas públicas para enfrentar el problema, siendo evaluadas y establecida su eficacia.

Las estrategias además de convocar a diferentes actores: estudiantes, profesores, padres y directivos de los establecimientos educacionales, se realizan a nivel del establecimiento escolar, de la sala de clases y, en casos específicos, de intimidados o intimidadores. Lo que muestra que lo efectivo es entender y atacar el problema de manera integral, donde se incorpore toda la comunidad escolar y la integración de los padres, lo cual es fundamental.

Mientras no existan estrategias definidas para erradicar la violencia de los colegios, padres y docentes deberán continuar estando en “modo alerta”, no sólo por si su hijo o hija es víctima de agresión, sino que también es necesario ser capaces de detectar y enfrentar si su hijo o hija es un “agresor”, pues en ambos frentes se necesita intervenir y acompañar en el proceso, para evitar que esa situación genere un niño “dañado”.