Falta de ideas

El Maule tiene particularidades y en el caso de Linares y Cauquenes todos saben los problemas históricos que presentan

02 Septiembre 2017   15   Editorial   Gustavo Alvarado

A dos meses y medio de la próxima elección presidencial, parlamentaria y de consejeros regionales llama la atención la grave falta de ideas de quienes buscan representar al Maule y a las provincias de Linares y Cauquenes en el Congreso Nacional.

Se trata, sin duda, de una elección muy especial y distinta a las anteriores, dado que por primera vez se elegirán Senadores Regionales y entre los candidatos hay una mezcla de figuras nacionales, líderes regionales y locales, y rotundos desconocidos para la opinión pública.

El Maule tiene particularidades y en el caso de Linares y Cauquenes todos saben los problemas históricos que presentan en áreas como desempleo (los más altos del país),  sueldos (capital del sueldo mínimo), agricultura, salud de segunda categoría y abandono en diversos sectores. En el único aspecto  donde se ha avanzado es en el área de la educación con centros universitarios y técnicos de primer nivel.

De allí que llame la atención la falta de propuestas, proyectos y acciones que busquen enfrentar esta triste realidad. La ley establece el rol legislador de los parlamentarios. Ninguno a la fecha ha planteado una acción de esa naturaleza, que por ejemplo premie a las empresas o industrias que se instalen en la zona, les dé beneficios tributarios o se cree una especie de área franca. Al contrario la totalidad de los candidatos y candidatas repiten el mismo discurso buscando cautivar a los electores a través de los medios de comunicación, principalmente la televisión o robando cámara con el candidato presidencial del bloque respectivo.

A eso se suma una ofensiva en la red social que resulta agotadora y cansadora. Candidatos al Parlamento y el Consejo Regional actúan como postulantes a alcaldes, opinando de asuntos donde no tienen ninguna injerencia y que la ley limita claramente. Dedican tiempo a almuerzos con dirigentes y entrega de todo tipo de regalitos como por ejemplo lentes o pastillas para desratizar hogares, flores, llaveros y chapitas.

Por eso es imperioso  convocarlos para que puedan plantear ideas nuevas, liderazgos distintos o acciones concretas de desarrollo para el Maule, especialmente el área sur.

Linares por ejemplo tiene un estudio de desarrollo que costó 50 millones de pesos y que elaboró hace un par de años la Universidad de Talca. El “Plan Estratégico de Desarrollo Económico para Linares” es letra muerta, información valiosa pero escasamente usada y que nadie ha logrado explotar. Quizás por ahí los postulantes se podrían “iluminar” y consignar propuestas que reflejen progreso para los habitantes de Linares y Cauquenes.

Datos a considerar. Linares en los últimos 20 años ha crecido de forma lenta, pero sostenida, logrando un desarrollo en sectores económicos como la agricultura, agroindustria y comercio. Si bien tiene un alto potencial turístico no tiene las condiciones viales, hoteleras y recreacionales para conquistar a los visitantes.