“Farmacia Comunal”

Una iniciativa que nació en la comuna de Recoleta y que se extendió a todo el país debido a los altos costos de los medicamentos en los distintos centros comerciales ligados al rubro.

13 Abril   103   Editorial   Gustavo Alvarado

Tras años y años de tramitación y distintos anuncios se inauguró finalmente en la comuna de Linares la “Farmacia Comunal”.
La iniciativa administrada por el Departamento de Salud Comunal lleva el nombre del extinto médico “Servando Muñoz” y se ubica en calle Freire N° 351, entre calles Maipú y Valentín Letelier en el centro de la Villa de San Ambrosio.
El proyecto se arrastra desde la administración de Rolando Rentería y se materializó con un acto oficial en la cual participaron autoridades y vecinos de la comuna.
“Es una instancia tremendamente importante y que esperábamos hace mucho tiempo. Espero que muchas personas se vean beneficiadas. Todos sabemos el alto costo de los remedios y las bajas jubilaciones que tenemos”, dijo el dirigente Sergio Beltrán.
Otra líder vecinal, Olivia Barros, señaló que adquirir remedios es muy costoso. “Por eso se trata de un proyecto muy positivo y qué agradecemos”, comentó.
El alcalde Mario Meza señaló que para acceder a los beneficios de esta farmacia comunal se deben presentar los siguientes documentos: certificado de registro social de hogares, fotocopia de la cédula de identidad, fotocopia receta médica (no más de 6 meses de antigüedad) y certificado de inscripción en el CESFAM (solo Fonasa). “Acá son beneficiados todos los habitantes de Linares. Hay que cumplir con esta tramitación”, añadió.
Una iniciativa que nació en la comuna de Recoleta y que se extendió a todo el país debido a los altos costos de los medicamentos en los distintos centros comerciales ligados al rubro. En esta zona, por todos es sabido, lo bajo de los sueldos de allí que la iniciativa haya tenido respaldo transversal y el aplauso de todos los sectores políticos, sociales, religiosos o culturales.
El director del Departamento Comunal de Salud, Patricio Fernández, aclaró que los remedios que se entregarán son los que no se distribuyen en consultorios y hospitales, “por lo tanto, es muy importante que las personas consulten en la farmacia. Hasta el momento tenemos más de 2.500 inscritos”, dijo el enfermero.
Este tipo de farmacias recuerdan el aporte visionario que hizo en su instante el extinto obispo de Linares, monseñor Carlos Camus Larenas, quien gracias aportes alemanes y mediante Caritas Diocesana implementó en plena dictadura dos farmacias comunales. Una funcionaba en la parroquia “El Carmen” y la otra en el Obispado de Linares. Una instancia que lamentablemente desapareció con el tiempo.
Es de esperar que, así como esta farmacia se puedan realizar otras iniciativas ligadas al área social, como una óptica popular o una inmobiliaria popular. La ciudadanía de seguro premiará a quienes se atrevan a materializar este tipo de ideas que son un respiro para muchos hogares desde el punto de vista económico.
La “Farmacia Comunal” lleva el nombre del doctor Servando Muñoz Orellana. Su hija Elsa agradeció la designación: “a mí me gusto el proyecto farmacia, estoy feliz por Linares, nosotros nos criamos acá y queremos muchos esta ciudad. Es un orgullo grande que lleve el nombre de papá, porque él fue un hombre de un gran espíritu social, lucho mucho por toda la comunidad linarense, trabajó muchos años en el hospital, además después que jubiló atendió en su consultorio y realmente es un orgullo grande, mis hermanas y hermanos estamos felices”, acotó.