Feliz Pascua de Resurrección

El mundo cristiano ha seguido la muerte y resurrección de Jesús, momentos de recogimiento y reflexión, pero también un respeto que debe llevarse a las situaciones más cotidianas

01 Abril 2018   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Hoy vivimos la Pascua de Resurrección, momento que tiene un significado muy especial porque en ella se basa toda la filosofía del Cristianismo, la Salvación y la Vida Eterna.
El mundo cristiano celebra hoy la resurrección de Jesús. Es una jornada de alegría y fiesta. Esta felicidad se vive de distintas maneras en cada hogar, desde ir a misa hasta compartir en familia.
Sin duda, una bella jornada que tiene un mensaje que ya todos conocemos. En estos tiempos, en que muchos ya no viven Semana Santa como antes o incluso para los que toman esta fecha como un fin de semana largo de descanso, la reflexión debería estar presente igual, sobre todo hoy donde el estar en familia, o simplemente compartir con los seres queridos toma mucha importancia y protagonismo a raíz de la vida acelerada que llevamos.
Quizás, un día como este también sirva para volver a entregar cariño y amor por el prójimo, retomar la unión familiar, de amistad o de pareja. A veces, enfocamos esta jornada de celebración como una actividad tradicional e incluso rutinaria, y no vemos el lado más sencillo y humano. Son estas fechas las que pueden ayudarnos a revertir situaciones complejas de nuestra vida, y ser un impulso para generar cambios, ya que en el año la rutina, en ciertas ocasiones, parece no dejarnos respirar.
Por todo esto, un almuerzo en familia o un paseo con amigos también puede vivirse de manera especial en estas fechas. Y ojalá tuviéramos la capacidad de hacer esta reflexión en distintos momentos del año. Es verdad, cuesta llevarlo al día a día, pero si nos damos el tiempo, indiscutiblemente ayudará.
El mundo cristiano ha seguido la muerte y resurrección de Jesús, momentos de recogimiento y reflexión, pero también un respeto que debe llevarse a las situaciones más cotidianas. Que estos bellos momentos no se terminen hoy, que perduren durante la semana, que las reflexiones se apliquen en el trabajo y la casa.
Mantengamos un espíritu constructivo, seamos autocríticos y pidamos perdón cuando corresponda. A veces es difícil y podemos caer porque somos humanos, pero el levantarse nos hace grandes personas.
¡Feliz Pascua de Resurrección!