Fiesta de la Primavera

Es urgente, por ende, definir nuevas estrategias para encuentros masivos

02 Diciembre 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Miles de personas disfrutaron en la comuna de Linares de la denominada “Fiesta de la Primavera 2017”, que permitió revivir una antigua tradición en la comuna.
La actividad fue organizada por el Departamento de Administración de Educación Municipal (DAEM) de la Municipalidad de Linares y consideró la presencia de escuelas y liceos de la Villa San Ambrosio.
Semanas de preparación terminaron con un colorido desfile por Plaza de Armas, calles Independencia, Brasil, Maipú, Chacabuco y la Alameda “Valentín Letelier”. En este último lugar, la jornada fue cerrada con un show artístico con bandas locales y nacionales. Los niños, sin duda, fueron los más felices.
El alcalde de Linares, Mario Meza destacó los alcances de la iniciativa. “Las felicitaciones no son para una persona, sino para muchas voluntades, existieron más de tres mil personas que se organizaron para dar vida a esta fiesta”, comentó.
Las personas que llegaron a Plaza de Armas tuvieron sentimientos encontrados, dado que el desorden impidió ver los carros alegóricos.
Patricio Lara expresó cierto descontento. “Faltó más coordinación. Mucha gente y mucho desorden”, dijo el vecino que valoró, eso sí, la creatividad en los carros alegóricos.
Fue tal el éxito de la jornada, que la emoción llegó a las lágrimas en las personas de mayor edad, que rememoraron los días en que Linares se paralizaba para disfrutar de estos eventos y la elección de reina. En la jornada participaron las escuelas de Llankanao, San Víctor Álamos, Maitenes, Matías Cousiño, Januario Espinoza, Las Hornillas, Graciela Letelier, Santa Bárbara, Juan Martínez de Rozas, Alejandro Gidi, Los Leones, Salomón Salman, España, Escuela Uno Isabel Riquelme, Ramón Belmar y Escuela Carlos Ibáñez del Campo. A ellos se sumaron los liceos Diego Portales, Politécnico, Valentín Letelier e Instituto Comercial.
La Fiesta de la Primavera desató, además, otro debate y que tiene que ver con la falta de un espacio o “explanada” para desarrollar estas actividades. La Plaza de Armas se hizo pequeña y una multitud de personas llegó al lugar para disfrutar del colorido de esta actividad. Algunos decidieron irse por la falta de visión y las quejas por la congestión vial en los alrededores fue mayúscula. Es urgente, por ende, definir nuevas estrategias para encuentros masivos, siendo una alternativa el Estadio Fiscal “Tucapel Bustamante Lastra” o la avenida Aníbal León Bustos.
Eventos coloridos necesitan los habitantes de Linares y principalmente los niños, dado que los panoramas, durante los fines de semana, son bastante reducidos. El desafío para el próximo año es incorporar juntas de vecinos, empresas y elegir a la reina de la Fiesta de la Primavera.