Fondo de infraestructura

Esta iniciativa abre las puertas para desarrollar gran cantidad de iniciativas que se encuentran paralizadas en la actualidad

05 Enero 2018   8   Editorial   Gustavo Alvarado

Recientemente, el Congreso aprobó una materia de gran importancia para el desarrollo del país, que consiste en la creación de una sociedad anónima del Estado, denominada; Fondo de Infraestructura.
Esta figura tendrá por objeto, entre otras materias, financiar e invertir en proyectos de infraestructura, directamente o a través de terceros, así como elaborar y realizar los estudios necesarios para tales proyectos.
Dentro de los puntos que fueron discutidos durante la tramitación, se encuentran dos artículos que dicen relación con los recursos que tendrá el Fondo de Infraestructura.
En este sentido, se aprobó el texto propuesto por el Senado, donde se describe que dicha figura -que contempla 9 mil millones de dólares- estará compuesta en un 99% con patrimonio del Estado y en un 1% por la Corporación de Fomento de la Producción.
La institucionalidad permitirá construir, ampliar, reparar, conservar, explotar y desarrollar proyectos de infraestructura, solo a través de terceros; realizar gastos o inversiones de carácter físico o financiero para nuevos proyectos, fomentando su construcción y desarrollo, velando por mantener la solvencia de la empresa; constituir sociedades anónimas filiales o coligadas, para cumplir su objeto y desarrollar ingenierías y diseños de infraestructura.
El Fondo estará administrado por un Directorio, compuesto por cinco integrantes. Dos de ellos, nombrados por el Presidente de la República, elegidos de una nómina de cinco candidatos propuesta por el Ministro de Obras Públicas. De ellos, el Primer Mandatario elegirá al Presidente del Directorio.
Los otros tres serán nombrados por el Jefe de Estado, entre personas de reconocido prestigio profesional o académico por su experiencia y conocimiento en materias referidas al giro del Fondo, a partir de una terna propuesta para cada cargo por el Consejo de Alta Dirección Pública, con el voto favorable de cuatro quintos de sus miembros.
Este Fondo de Infraestructura, abre las puertas para desarrollar gran cantidad de iniciativas que se encuentran paralizadas en la actualidad y que son de relevancia para la comunidad. Sin ir más lejos, en nuestra región existe una serie de obras que debieran ser abordadas mediante esta nueva figura. Es sabido que existen proyectos que las administraciones gubernamentales arrastran por años, sin llegar a concretarse por diversas razones.
Es de esperar que, con esta nueva institucionalidad, se pueda avanzar de una vez por todas con obras que son vitales para nuestra región y que están estancadas.