Fondo nacional para remedios

Todos estos factores se manifiestan en el adulto mayor en forma de diferentes patologías, conllevando un mayor consumo de medicamentos (...)

07 Febrero   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Enfrentar el creciente envejecimiento de la población y de los problemas de salud asociado a ello, se requiere de medidas que permitan a los adultos mayores contar con garantías por parte del Estado para superar económicamente las contingencias producidas por el natural deterioro de la salud.
Un paso en esa línea se dio en la Cámara de Diputados, donde por unanimidad se aprobó un proyecto de resolución, por el cual se solicita al Jefe de Estado encomendar a los ministros de Salud y de Hacienda un estudio de viabilidad para la creación de un fondo de medicamentos para todos los chilenos mayores de 65 años. Cabe hacer mención que, entre los diputados que plantearon la iniciativa, están los maulinos Hugo Rey y Pablo Prieto.
En un documento llamado “An Aging World: 2015”, de la oficina de Censo de Estados Unidos, se muestra cómo la población mundial envejece a una velocidad sin precedentes, encontrándose Chile dentro de los países que más rápidamente triplicarán su población de 65 años y más.
En esta línea, la preocupación viene por el nivel de preparación que tiene el país para enfrentar el cambio demográfico.
Cabe señalar que el proceso de envejecimiento se traduce en una progresiva disminución de la funcionalidad de los diferentes órganos y sistemas corporales y que se hará más marcada con el paso de los años, llegando a presentarse fenómenos de disfunción constante en los ancianos, que implican el empeoramiento de su estado general. Entre ellos, la disminución de la funcionalidad renal, hepática, cardiaca y respiratoria.
Además, aparece la disminución de la masa corporal y la inmunidad; trastornos del sistema nervioso; endurecimiento de los vasos sanguíneos por la acumulación de colesterol; debilitamiento de los huesos por pérdida de calcio; y degeneración de las articulaciones.
Todos estos factores se manifiestan en el adulto mayor en forma de diferentes patologías, conllevando un mayor consumo de medicamentos con respecto al adulto joven.
A raíz de esto, es una buena iniciativa proponer la creación de un fondo nacional de remedios y medicamentos para todos los chilenos y chilenas mayores de 65 años que permita, al momento de una enfermedad, financiar el tratamiento gratis; eliminando de esta manera, los costos que significa para una familia desembolsar dinero por este concepto.