Fútbol para migrantes

El Club Deportes Linares pasó de los lindos discursos a la acción

07 Julio 2018   14   Editorial   Gustavo Alvarado

Una iniciativa pionera en la zona para fortalecer la integración con los migrantes está impulsado el Club de Deportes Linares a través de una iniciativa financiada por el Instituto Nacional de la Juventud.
Se trata de clínicas deportivas que apuntan a jóvenes extranjeros que viven en la zona, para que se hagan parte del taller de fútbol para migrantes. La iniciativa fue presentada por el directorio a un fondo del Injuv y felizmente aprobada para los próximos tres meses. Las clases se realizan en el Gimnasio “Nasim Nome Aguilera” y el Estadio Fiscal “Tucapel Bustamante Lastra”. Apunta a hombres y mujeres extranjeros desde los 15 y hasta los 29 años. La idea que disfruten del deporte y la recreación, y que además puedan empaparse de los colores albirrojos que representan a la ciudad en el campeonato de la Tercera División “A”.
“Es súper importante para nuestro club poder desarrollar esta iniciativa. Pretendemos poder entregarle a los jóvenes migrantes una oportunidad para que se recreen y hagan deporte”, indicó el presidente del “Depo Albirrojo”, Marcos Álvarez.
El dirigente dijo que golpearon varias puertas para materializar el proyecto, pero “no fuimos escuchados, hasta que el INJUV entendió que hacía falta esta necesidad de esparcimiento para los jóvenes migrantes”.
En el encargado de realizar este taller es el ayudante técnico de Deportes Linares, Patricio Peralta, quien indicó estar muy contento por la oportunidad de desarrollar esta actividad. “Es importante brindarle una oportunidad de esparcimiento a los migrantes. Ellos llegan a nuestro país no sólo a buscar una oportunidad laboral, sino que también quieren ser parte de la comunidad, y así podemos educarlos deportivamente en el tema futbolístico. Por eso hago la invitación para que todos los jóvenes extranjeros se hagan parte de este taller, que es muy entretenido y acogedor. Espero, además, que podamos sociabilizar aún más con ellos”, dijo el entrenador.
Los más entusiasmados con este proyecto son los jóvenes migrantes que comenzaron a ser parte de las clínicas e incluso se dieron tiempo para invitar a más personas.
“Llevo 2 meses en la ciudad de Linares y ahora estoy tratando de aprender en este gran proyecto, que me ha parecido estupendo. Agradecido con la gente de Linares porque me han acogido muy bien y me siento como en mi país. En Colombia jugaba a la pelota y esa es mi ilusión también”, indicó Carlos Zarama, joven de 18 años de la ciudad de Cali y ahora radicado en el Maule.
Por su parte Djumsly Tanelus, de la comunidad haitiana señaló que “llevo en Chile 8 meses, hace mucho frío acá, pero estoy bien, el español es un idioma muy difícil, yo antes jugaba al fútbol mucho, es muy bueno el taller, hay muchos jugadores en Haití. Esto muy contento y espero que sean más los que participen de las clases”.
Con esta intervención el Club Deportes Linares pasó de los lindos discursos a la acción, abriendo una ventana a muchos extranjeros que llegan a Chile y se siente discriminados o aislados de la sociedad. Por lo mismo esta idea ha generado una sinergia positiva que, se espera, pueda terminar con más acciones de esta naturaleza u otras. Por lo mismo no sería novedad y tendría un tremendo eco que algún haitiano pueda vestir al corto o mediano plazo la camiseta de Deportes Linares.