Futuro de la Alianza del Pacífico

Debe constituirse en un bloque ordenado lejos de la retórica que ha malogrado tantos otros intentos

25 Julio 2018   5   Editorial   Gustavo Alvarado

El multilateralismo y el comercio internacional sufren por estos días un momento delicado por una suerte de ola proteccionista luego de la llamada guerra comercial lanzada por el presidente de Estados Unidos que involucra a China, Europa y otros países. Los pactos internacionales están inmersos en una crisis, como es el caso de Mercosur que está lejos de las ambiciosas metas que se propuso hace un par de décadas.
Por ello, llama la atención el fortalecimiento que ha tenido la Alianza del Pacífico creada en 2011 y que se ha convertido en la octava potencia comercial del mundo. Con una población de 223 millones, el bloque integrado por Chile, Colombia, Perú y México constituye el 38% del PIB y el 50% del comercio total de América Latina.
Sin embargo, si bien los analistas coincidente en que la Alianza del Pacífico ha significado progreso, no puede dormirse en los laureles.
El Presidente Sebastián Piñera apuntó justamente que “el éxito del pasado puede ser el principal peligro del futuro”. El Mandatario fue uno de los artífices de este bloque en su creación en 2011 y hoy, de nuevo en el gobierno y con la voz de la experiencia, alertó que el cambiante mundo, en medio de una ola proteccionista, calentamiento global y avances tecnológicos, obliga a esta alianza a renovarse.
Por ello, llamó a “acelerar el proceso de integración” homologando sistemas y reglas, eliminando todo arancel (hoy más del 90 % de los productos están libres de ellos), creando una nueva institucionalidad, dando “más peso” a los 55 estados observadores y acelerando la aprobación de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur como países asociados.
Su colega colombiano, Juan Manuel Santos, también celebró la creación de este bloque y apuntó que, por su importancia regional, puede ser la “antítesis” a una ola de proteccionismo y a un escenario mundial “confuso”, si sabe enfrentar sus propios retos.
En medio de halagos y advertencias sobre el futuro de la Alianza del Pacífico, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, dio con la palabra clave: relanzamiento. “Queremos crecer y por ello necesitamos fortalecer mecanismos como los establecidos en la Alianza del Pacífico, pero por lo que he podido apreciar, el entusiasmo inicial de hace algunos años se ha venido un poquito perdiendo”, alertó.
La Alianza del Pacífico está llamada, entonces, a lograr la ambicionada integración profunda entre los países de América Latina pero para ello debe constituirse en un bloque ordenado que mire al futuro lejos de la retórica que ha malogrado tantos otros intentos multilaterales.