Globo de televigilancia

Se pretende que el costo de adquisición provenga de recursos aprobados por el Consejo Regional y que la mantención corra por cuenta de la municipalidad

13 Diciembre 2016   5   Editorial   Gustavo Alvarado

La ciudad de Curicó podría transformarse en una de las pocas a nivel nacional en disponer de un globo aerostático de televigilancia aérea, herramienta destinada a la prevención y combate de la delincuencia. A la fecha dos comunas han utilizado sus servicios en Chile (Lo Barnechea y Las Condes), cuyas respectivas autoridades han asegurado que, tras su habilitación, la tasa de delitos, en promedio, ha experimentado una disminución que supera el 20%, sin tomar en cuenta la “sensación” de resguardo que, de paso, entrega a los propios vecinos, algunos de los cuales ya han sido víctimas de algún tipo de hecho de aquella naturaleza.

La idea de que la capital provincial disponga de tal servicio surgió desde la fundación bautizada como “Curicó en Acción”, quienes a modo de “amarrar” su llegada, congregaron, en su momento, a la mayoría de los candidatos a la alcaldía, instancia donde se selló el compromiso para que una vez que existiera un ganador, este trabajaría para, precisamente, comenzar a llevar a cabo las gestiones necesarias destinadas a su llegada.

De hecho, los detalles del proyecto ya fueron dados a conocer al propio intendente, Pablo Meza, en una reunión realizada en Talca.

En lo puntual, para su materialización existen dos costos: la adquisición y la mantención mensual. En ese contexto, se pretende que el costo de adquisición provenga de recursos aprobados por el Consejo Regional  y que la mantención corra por cuenta de la municipalidad.

Se trata de una herramienta con una cobertura de tres kilómetros a la redonda, que permite respaldar filmaciones de alta resolución (incluso de noche o bajo la lluvia), las que pueden ser utilizadas como prueba por la Fiscalía, transformándose de paso en un medio disuasivo para los delincuentes.

“Esto de saber que habrá un globo arriba de Curicó, que está destinado a que vuelva a ser una ciudad tranquila, es un mensaje muy claro a los delincuentes que en Curicó este tema tiene la mayor importancia” subrayó al respecto el presidente de “Curicó en Acción” el abogado Carlos Boada, a la hora de justificar su compra.

“El delincuente prefiere cometer el delito donde hay bajas barreras de cuidado, por donde hay altas. Si cometer delitos en Curicó comienza a ser gravoso para los delincuentes, van a preferir ir a otra parte”, acotó.

Entendiendo las necesidades planteadas, ya sea por vecinos o por miembros de gremios de diversa índole, la llegada de cualquier herramienta que se destine, en este caso, a combatir la delincuencia, debe ser bienvenida, aunque teniendo en cuenta que tal paso no implica en lo particular, una solución “definitiva” a tal escenario. Se trata de una realidad que va más allá y que como tal requiere de una serie de políticas inclusivas, con resultados que de por sí, recién tendrían frutos a mediano o largo plazo.