Gratuidad en educación técnica

El beneficio comenzará el próximo año y llegará a 13 mil nuevos estudiantes

18 Abril 2018   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante muchos años la educación universitaria aparecía como la única vía para postular a un futuro mejor. Sin embargo, la experiencia ha ido demostrando que las opciones que se abren ante los jóvenes son mucho más amplias y el mundo que vivimos hoy exige nuevas experticias y disciplinas.
Por ello, resultaba extremadamente injusto lo que ocurría en que la educación superior universitaria recibía gratuidad para el 60% de los jóvenes, pero la educación técnico-profesional estaba al margen de estos beneficios en circunstancias que muchos de los estudiantes provienen de los sectores más vulnerables del país.
El lunes el Presidente de la República firmó el proyecto de ley que expande la gratuidad al 70% de los alumnos que asistan a Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales que cumplan con los requisitos de la Ley de Educación Superior.
El beneficio comenzará el próximo año y llegará a 13 mil nuevos estudiantes. Así, en total, 167 mil alumnos de CFT e IP cursarán estudios gratuitos a contar de 2019, con un costo total de 310 mil millones de pesos anuales. Serán 6 Institutos Profesionales y 7 Centros de Formación Técnica los que participen.
“La gratuidad en la Educación Superior ha llegado para quedarse, y no habrá lucro en la Educación Superior Universitaria en nuestro país. Éste es un tema que la sociedad chilena ya discutió y ya zanjó, y también es un compromiso de nuestro Gobierno”, dijo el Mandatario en un acto en el Palacio de La Moneda.
El Presidente Piñera destacó la necesidad de fomentar y avalar el desarrollo de la educación superior técnico profesional en Chile, donde existe un déficit de 600 mil trabajadores. Actualmente, hay 511 mil alumnos en IP y CFT, quienes representan un 43,5 % de la matrícula total en la educación superior.
El Jefe de Estado agregó que los técnicos-profesionales son la fuerza que mueve a Chile, y definió el proyecto como un reconocimiento y una reparación a ellos; “reconocimiento de la fuerza indispensable para nuestro desarrollo que representan nuestros técnicos y profesionales, que son la fuerza que mueve a Chile, así también como la importancia que tiene la educación técnico-profesional para fortalecer la movilidad social y el desarrollo de nuestras clases medias y, además, de reparación, porque estamos frente a una injusticia y también a una miopía de nuestro país”.
La meta del Gobierno es llegar a un 90% de gratuidad en la educación técnico profesional de manera progresiva en la medida que la situación de crecimiento económico y las condiciones de recaudación del fisco lo permitan.
El proyecto será visto ahora por el Poder Legislativo donde es de esperar un consenso para un trámite rápido y expedito de manera que los jóvenes puedan hacer uso de este beneficio que abre amplias opciones.