Grave incendio

Aparece como necesario realizar un trabajo de fiscalización para verificar que las medidas de seguridad del comercio estén dentro de los parámetros exigidos.

25 Agosto 2017   24   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante las últimas semanas se ha registrado una seguidilla de incendios en distintos puntos de la región que han causado graves daños y pérdidas, en especial a los sectores más modestos. Pero, sin duda, el que ha causado mayor impacto es el que afectó el martes recién pasado a una emblemática manzana en pleno centro de la ciudad de Talca.

El fuego, que se inició alrededor de las 21 horas, atacó con gran violencia un vasto sector comprendido entre las calles 10 y 11 Oriente entre 1 Sur y 1 Norte, donde se encuentran los locales de comerciantes de distinto rubro. El fuego arrasó con una mueblería y un hotel, además de importadoras, peluquerías y otras actividades.

El foco del siniestro está definido y se habría producido según los investigadores en la parte trasera de una mueblería, desde donde se expandió. Se continúa indagando sobre las razones que causaron el inicio de las llamas.

El incendio avanzó con gran rapidez y virulencia. No causó víctimas ni lesionados gracias a la hora y a la oportuna acción de los encargados del hotel que realizaron una rápida evacuación del lugar, evitando una tragedia.

La acción de bomberos fue de gran eficacia y demostraron una vez más su profesionalismo y valentía, en momentos en que el fuego aparecía descontrolado. Sin embargo, coinciden los afectados en que los grifos no contaban con el suministro necesario de agua para combatir eficazmente el fuego. Ello amerita una profunda investigación dado que es extremadamente grave que no se cuente con este elemento ante emergencias de esta envergadura.

Las consecuencias son de mucha gravedad para los involucrados, tanto los propietarios como sus empleados que de un momento a otro se encontraron sin su fuente laboral. Son muchas las familias afectadas por esta triste situación.

De ahí que sea necesario que las autoridades tomen cartas en el asunto y concurran a dar apoyo a los afectados de manera de entregarles las oportunidades para ponerse nuevamente de pie. Se requiere una labor mancomunada entre los distintos organismos estatales de cooperación para otorgar los recursos económicos y las facilidades técnicas para reconstruir lo destruido y entregar nuevas oportunidades.

Por otra parte, aparece como necesario realizar un trabajo de fiscalización para verificar que las medidas de seguridad del comercio estén dentro de los parámetros exigidos puesto que se trata de actividades en que se manejan elementos altamente inflamables y peligrosos.

La zona céntrica de Talca y de la mayoría de las ciudades del Maule son de antigua construcción muy expuestas a incendios y otras emergencias por lo que todo lo que se haga para garantizar la protección de usuarios y público en general es importante.