Homicidio en el terminal de buses

Impactante y preocupante este hecho de violencia que agudiza el problema de delincuencia en el sector.

22 Enero 2018   14   Editorial   Gustavo Alvarado

No hay palabras para calificar lo ocurrido el sábado en el terminal de buses de Talca. Realmente impactante y preocupante este hecho de violencia que agudiza el problema de delincuencia en el sector.
Se vivía un tranquilo fin de semana en el rodoviario talquino hasta que víctima y homicida, aparentemente por rencillas anteriores, tuvieron una disputa en los estacionamientos del supermercado ubicado en calle 3 Sur, aledaño al terminal. Luego todo se complicó y se transformó en una verdadera película de terror ya que la víctima se dirigió al sector donde salen los buses rurales, lugar donde fue interceptado por el asesino. Allí, dicho sujeto extrajo un arma cortante que llevaba oculta entre sus ropas, con la cual atacó a la víctima ante la atónita mirada del público, a esa hora había una gran cantidad de personas.
Las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del terminal son impactantes y muestran el nivel de violencia con el que actuó el homicida, le provocó a la víctima al menos una decena de lesiones cortantes en distintas partes del cuerpo, incluyendo una herida en la zona cervical. Luego el agresor salió del lugar entre el tumulto de gente y la víctima quedó sentada en uno de los bancos de cemento y comenzó a desangrarse. Tras ser trasladado al Hospital Regional de Talca, murió.
¿Hasta cuándo tendremos que soportar tanta delincuencia en el terminal? Este suceso nuevamente pone en alerta a la comunidad, que cada vez tiene más miedo circular por esa zona.
A pesar de las medidas tomadas por las autoridades, los delitos en ese punto se repiten y ahora de manera descarada se concreta un crimen a plena luz del día.
¿Qué más podemos esperar? El tema definitivamente tocó fondo.
Si bien, prontamente se construirá un nuevo terminal en las cercanías de la Ruta 5 Sur, nadie asegura que el problema se terminará, el actual recinto se destinará a buses rurales y el entorno seguirá igual. Calles de mucho comercio y noches con poco movimiento, escenario apto para el actuar de los antisociales.
Lamentable, lo que ahí se vive a diario: consumo de alcohol y drogas, que son factores determinantes en esta problemática que se debe combatir con mano dura. De lo contrario seguiremos viviendo estas pesadillas.