Hospital de Linares

Al menos las palabras de la ministra Narváez, en lo rescatable, entregan sinceridad ante un procedimiento administrativo que falló.

12 Diciembre 2016   6   Editorial   Gustavo Alvarado

La ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez, lo dijo claramente: “Contraloría se mantuvo firme en las observaciones y lo que corresponde es que el sector Salud establezca la decisión de declararlo desierto y que se tenga que iniciar un nuevo proceso de licitación y eso significa un retraso”. Así fue como las expectativas de Linares de poder avanzar prontamente con el proyecto de hospital sufren una nueva desilusión y, tal como lo dio a entender la secretaria de Estado, los habitantes de dicha zona tendrán que seguir esperando.

Cabe recordar que mediante un oficio del 20 de octubre pasado, Contraloría representó, es decir, no hizo toma de razón de la adjudicación del diseño y construcción del recinto asistencial linarense, haciendo presente dos observaciones.

Esto significó una serie de reacciones a nivel local. Sin embargo, el director regional del Servicio de Salud del Maule (SSM), Rodrigo Alarcón, replicó diciendo que no se había rechazo a la adjudicación y que se trataba de observaciones que estaban en proceso de ser subsanadas para seguir con el procedimiento.

Pues bien, al menos las palabras de la ministra Narváez, en lo rescatable, entregan sinceridad ante un procedimiento administrativo que falló y que significará que quizás este gobierno no cumpla con la promesa de sacar adelante este esperado recinto, el que en su momento estaba encaminado pero que por una decisión ideológica se resolvió sacarlo de un eventual proceso de concesión para llevarlo adelante con fondos propios del Estado.

Esto se suma a que el 28 de noviembre reciente, Contraloría volvió a responderé desfavorablemente al Servicio de Salud del Maule en una de las observaciones que supuestamente serían subsanadas por el director regional del SSM. Es decir, todos los elementos apuntan a que se deberá proceder como la ministra vocera de Gobierno lo señalara en entrevista con Diario El Centro.

Ahora viene el lamento por una situación que a nadie agrada porque significará seguir en la espera de un recinto que se ponga a la par, en infraestructura, de lo que demandan los tiempos actuales, sobre todo en una zona tan desmejorada en relación al resto de la Región del Maule.