Hospital universitario

Pero no será un proyecto aislado, porque instalar un hospital universitario requiere de profesionales altamente capacitados para sacar adelante la misión de una atención de excelencia a los pacientes.

30 Octubre 2017   3   Editorial   Gustavo Alvarado

Una excelente noticia para los ciudadanos de la capital del Maule reveló el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, al anunciar no sólo un ambicioso plan de expansión de carreras asociadas al área de la salud en dicha casa de estudios superiores, sino también una fecha probable de puesta en marcha de un hospital universitario.

Se trata del denominado “anexo San Miguel” u “hospital italiano” que se instaló después del terremoto de febrero del 2010 en un terreno de la empresa Cencosud ubicado en la Avenida San Miguel, poco antes de llegar al cruce Las Rastras, en el sector oriente de Talca, sector que ha tenido un explosivo crecimiento urbano.

Allí funcionó una multitienda de productos e insumos agrícolas que finamente no logró prosperar, dando paso a que Cencosud cediera temporalmente el recinto para el hospital de “construcción acelerada” que, durante años, permitió atender la demanda de salud mientras se reconstruía el Hospital Regional de Talca.

Pero una vez que concluyó dicho proyecto, comenzó la discusión pública respecto al destino del “hospital italiano”, cuyo nombre responde a que fue dicho país quien aportó económicamente para su instalación. Aunque los municipios de Talca y San Clemente se disputaron el recinto, nunca hubo un proyecto con financiamiento.

No ocurrió lo mismo con la Universidad de Talca, cuyas autoridades diseñaron una propuesta que resultó confiable para la institucionalidad regional de salud. Así lo destacó el rector, en entrevista difundida ayer en Diario El Centro, al señalar que finalmente adquirieron el terreo y que el Ministerio de Salud donó el hospital.

El rector explicó que se trata de poner en marcha un “proyecto docente – asistencial” que permita dar solución a casos ambulatorios de mediana complejidad, es decir, paciente que no requieren hospitalización y que están inscritos en listas de espera, muchos de ellos durante años, sin obtener solución a sus enfermedades.

Álvaro Rojas puso énfasis en que “vamos a implementar los arreglos de infraestructura que se requieren y el objetivo es que el 1 de marzo del 2019 estemos ya operando”. Se trata de una perspectiva concreta respaldada por una de las instituciones de mayor proyección en el Maule y que trae positivos efectos para la comunidad.

Pero no será un proyecto aislado, porque instalar un hospital universitario requiere de profesionales altamente capacitados para sacar adelante la misión de una atención de excelencia a los pacientes. Y para ello, la U. de Talca reconstruyó su Facultad de Ciencias de la Salud, reimpulsando un área estratégica para la región.

“Con la carrera de Obstetricia este año completaríamos el grupo de carreras que nos permitirá acometer con eficacia los grandes temas de salud”, sostuvo Álvaro Rojas. En esta perspectiva, la institucionalidad pública y privada no puede menos que respaldar esta propuesta, por su impacto en la calidad de vida de los ciudadanos.

La opinión pública debe exigir de la institucionalidad que favorezca y premie estas iniciativas, ya que permitirá dar un paso adelante en el área de la salud, un sector altamente relevante para los habitantes de Talca y de toda la Región del Maule. Lo mismo se requiere de líderes políticos y de quienes aspiran a ocupar cargos de elección popular.