Identidad de género

El texto se hace cargo de una nueva realidad que vive nuestro país, reconociendo la diversidad

21 Septiembre 2018   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Por una amplia mayoría, la Cámara de Diputados aprobó recientemente el proyecto de Ley de Identidad de Género. El texto se hace cargo de una nueva realidad que vive nuestro país y el mundo, reconociendo la diversidad que existe en nuestra sociedad y regulando así los efectos de la rectificación del nombre y sexo registral, estableciendo que efectuadas las modificaciones y subinscripciones correspondientes, el interesado deberá ser reconocido e identificado conforme a su identidad de género.
Se establece que las personas menores de 18 y mayores de 14 años presenten la solicitud de rectificación a través de sus representantes legales o alguno de ellos. A falta de autorización del representante legal o si éste no es habido, el adolescente podrá solicitar la intervención del juez para que constate la correcta fundamentación de la solicitud y determine que cuenta con las condiciones necesarias para formularla. Para estos efectos, el tribunal deberá oír al solicitante y citar al representante legal que haya denegado la autorización.
También se establecen procedimientos administrativos para las personas mayores de 18 años sin vínculo matrimonial vigente, y procedimientos judiciales ante los tribunales de familia, para las personas mayores de 14 años y menores de 18 años, y para las personas adultas con vínculo matrimonial vigente.
A su vez, se establece como nueva causal de término del matrimonio la sentencia que acoge la solicitud de rectificación presentada por una persona con vínculo matrimonial vigente.
En el caso de los menores de 14 años, éstos quedan
El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, señaló que “hemos dado un paso adelante, al darle a aquellas personas que viven una situación difícil, una respuesta legal. El Estado tiene la obligación de reconocer estos hechos, no estamos frente un problema ideológico o religioso, sino que ante una situación humana, de personas que tienen un sexo biológico pero tienen una identidad de género distinta”.
Agregó que “la solución que se ha dado es justa. Aquellos mayores de 18 años pueden ir libremente al Registro Civil, y para los mayores de 14, que no pueden decidir por sí mismos, entonces hemos determinado que tengan el acompañamiento del Estado mientras puedan tener la autonomía y voluntad suficiente para dar ese paso”.
El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, apuntó que “esta es una propuesta que aborda en forma responsable una situación que necesitaba ser regulada siguiendo ciertos principios, como es el rol de los padres y el rol de la familia en la formación de los hijos”.