Identidad y futuro

Otro antecedente a destacar es que el estudio determina un importante arraigo del talquino con su ciudad.

08 Abril   70   Editorial   Gustavo Alvarado

El estudio realizado por el Centro de Estudios y Gestión Social (CEGES) de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, respecto a la autopercepción de los talquinos y la opinión que tienen de su ciudad, publicada el domingo en la revista Temas de diario El Centro, sirvió para confirmar intuiciones y, también, para discutir algunas ideas para el futuro.
Confirmó, por ejemplo, que los talquinos “definen su ciudad como una de carácter agrícola, segura, amigable con la familia y donde el costo de la vida es bajo”. Características que se intuyen desde hace un tiempo y que han hecho que Talca destaque como una urbe de escala humana y de buena calidad de vida.
El 60% de los encuestados estima que Talca es una ciudad agrícola. Y las tres principales características que le agradan a los talquinos de su ciudad son que es “barata”, permite “formar familia” y es “segura”.
El estudio, además, establece que una proporción importante cree que la calidad de vida en Talca es mejor o igual que la de otras urbes como Santiago, Valparaíso y Concepción.
Pero no todo es positivo. Ante la pregunta de “¿Cuáles de las siguientes características cree usted que poseen los talquinos?”, una opinión mayoritaria se inclina por caracterizarlos como clasistas, prepotentes y “pillos”. Aunque también se aprecian visiones positivas como “trabajadores, amables, solidarios y generosos”.
Un dato relevante es que la ciudadanía identifica problemas en la calidad de los servicios públicos y una escasa oferta laboral. Al respecto, Verónica Gómez, doctora en sociología e investigadora del CEGES, comenta que “en la medida en que la ciudadanía tiene más acceso a información, como ha ocurrido en Chile y ciertamente en el Maule, se hace más consciente de sus derechos, más exigente frente al Estado e incluye entre sus preocupaciones temas como la calidad del servicio que recibe o la existencia de suficientes áreas verdes”.
Otro antecedente a destacar es que el estudio determina un importante arraigo del talquino con su ciudad. Consultados sobre la opción de residir en otra ciudad con mejores oportunidades laborales o de estudio, “solo un 26,1% opinó que se iría inmediatamente, un 24,5% opinó que no se iría por ningún motivo” y el resto presentó actitudes más ambivalentes, “donde se evidencia una clara reticencia a abandonar la ciudad”.
Situación esta última para tener en cuenta cuando se hable de identidad, porque es sobre un sólido “colchón” identitario que se puede construir un futuro de progreso, más aún en un contexto globalizado y de constante intercambio social, cultural y económico.