Igualdad entre mujeres y hombres

Se establece un nuevo concepto al listado de garantías constitucionales: “El derecho a la igualdad de género y la no discriminación”.

30 Julio 2018   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Mañana martes retomará la Sala de la Cámara de Diputados la discusión del proyecto de reforma constitucional que busca establecer el deber del Estado de promover la igualdad de derechos y dignidad entre mujeres y hombres.
Cabe mencionar que la iniciativa, que eventualmente sería votada en la misma ocasión, comenzó a discutirse en la sesión del pasado miércoles 18 de julio, tras la rendición del informe de la Comisión de Constitución que dio cuenta tanto del texto originalmente propuesto por el Ejecutivo, como el resultante, que incluye la incorporación de un amplio número de nuevas consideraciones.
La propuesta original, ingresada a trámite el 29 de mayo, constaba de un artículo único que agregaba en el Capítulo I de la Constitución Políticas, de las Bases de la Institucionalidad, el deber del Estado de promover la igualdad de derechos y dignidad entre mujeres y hombres, evitando toda forma de violencia, abuso o discriminación arbitraria.
Luego, durante su discusión en la Comisión de Constitución, el texto base fue modificado quedando de la siguiente forma: “Es deber del Estado respetar y promover la igualdad de dignidad y derechos entre mujeres y hombres, prohibiéndose toda forma de violencia, abuso o discriminación arbitraria”.
A seguir, se introdujeron varias precisiones en el capítulo relativo a los Derechos y Deberes Constitucionales, en lo relativo a las garantías. Así, por ejemplo, se define en este marco que será “deber del Estado evitar e impedir toda forma de violencia contra la mujer, abuso o discriminación arbitraria. Para ello, garantizará la eliminación de las desventajas existentes, removiendo los obstáculos que la impidan o dificulten, facilitando la participación de todas las personas en la vida política, económica, social, y cultural”.
Lo importante es que, en esta misma línea, se hacen también otros alcances en materia de libertad de enseñanza; libertad de trabajo y su protección; admisión a todas las funciones y empleos públicos; derecho a la seguridad social; y libertad para adquirir bienes.
Además, se establece un nuevo concepto al listado de garantías constitucionales: “El derecho a la igualdad de género y la no discriminación”.
Hay que hacer presente que las modificaciones que inciden en los capítulos relativos a las Bases de la Institucionalidad y Derechos y Deberes Constitucionales requieren de la aprobación de las dos terceras partes de los parlamentarios en ejercicio, es decir, 103 diputados.