Impulsan transparencia en tribunales

“Desde hace años se ha actuado bajo la premisa de que toda información del Poder Judicial es pública, salvo aquella que la Constitución y las leyes declaren reservada”

12 Mayo   70   Editorial   Gustavo Alvarado

Importantes anuncios a favor de la transparencia realizó la Corte Suprema, justo cuando arreciaban las críticas por la crisis que se registra en la Corte de Apelaciones de Rancagua, donde fueron suspendidos algunos ministros de dicho tribunal que, en las próximas semanas, serán formalizados por supuesto delitos contra la probidad.


Pero no fue lo único, porque también causaron polémica los dichos de la ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, Dobra Lusic, quien postula a la Corte Suprema. En su exposición ante la Comisión de Constitución del Senado, la ministra habló de “controlar a la prensa” en alusión a su caso en particular.


El presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, no compartió la opinión de la ministra Lusic. Y fue más allá, porque al anunciar las medidas pro transparencia, afirmó que “desde hace años se ha actuado bajo la premisa de que toda información del Poder Judicial es pública, salvo aquella que la Constitución y las leyes declaren reservada”.


Y las medidas anunciadas van justamente en esa línea. Entre ellas, destaca que desde los ministros de la Corte Suprema, hasta los jueces de primera instancia, pasando por ministros de Cortes de Apelaciones, fiscales judiciales, administradores e integrantes de tribunales especiales, deberán tener una agenda pública.


A su vez, se ordenó publicar las actas diarias de instalación de los tribunales de alzada en las Cortes de Apelaciones; y las audiencias públicas para el nombramiento de cargos ante las Cortes de Apelaciones serán obligatorias. Pero no es lo único, porque también se instruye que sean públicos las resoluciones internas.


Se trata de la obligación de publicar en el sitio web del Poder Judicial “toda decisión no jurisdiccional”. Esto incluye las decisiones que adoptan el presidente y el pleno de la Corte Suprema; los presidentes y plenos de las Cortes de Apelaciones; los jueces de tribunales de primera instancia o comité de jueces de tribunales reformados.


Pero la publicidad va más allá, porque también se obligará hacer públicas las decisiones e instrucciones adoptadas por los administradores de los tribunales, así como las “propuestas de nombramiento del personal de tribunales, cualquiera que sea el carácter”. Es decir, en todos los niveles de jerarquías del Poder Judicial.


De esta forma, tanto la opinión pública como los medios de comunicación, tendrán acceso a información altamente relevante que dice relación directamente con la administración de justicia, pero que en la actualidad es reservada y no de libre acceso. Todos estos antecedentes podrán ser conocidos por cualquier persona.


Así el Poder Judicial dará un paso más allá en materia de transparencia, lo cual se espera que tenga incidencia para prevenir los lamentables hechos que se investigan en la Corte de Apelaciones de Rancagua. Tras estos casos, muchos se han preguntado de forma legítima si esto se replica o no en otras regiones del país.


Pues bien, ahora el público tendrá acceso a información de importancia, lo cual debe servir de ejemplo para otras instituciones públicas y privadas, donde todavía prima el secretismo y la falta de transparencia activa, a pesar de las obligaciones legales. Con todo ello, Chile avanza en materias claves para una democracia estable y moderna.