Incendios forestales

Pero no todo son malas noticias, ha sido muy positiva y excelentemente bien evaluada por los vecinos la coordinación que, en la práctica, han tenido los cuerpos de bomberos de Talca y Maule con la propia Conaf.

15 Enero 2017   4   Editorial   Gustavo Alvarado

Una preocupante cifra de 800% de aumento en la superficie destruida por incendios forestales en la región, reveló la Corporación Nacional Forestal (Conaf) del Maule, considerando el periodo entre octubre del 2016 y el presente mes de enero de 2017. A la fecha, se cuentan 7 mil hectáreas destruidas de bosques, plantaciones y pastizales.

El dato es extremadamente superior a las 742 que se registraron en la temporada 2015-2016. Y respecto al número de incendios también existe un incremento, aunque inferior que lo ocurrido con la superficie dañada por estos siniestros: a la fecha se contabilizan 300 incendios, esto es, un 28% superior a los 235 del año pasado.

Y mirando los últimos cinco años, el resultado es el mismo, ya que en promedio se han registrado 238 incendios por temporada, dato también inferior al que se contabiliza actualmente. Pero sin duda, lo más impactante para los ciudadanos de Talca y Maule, es que éste año han percibido los efectos directos de estas emergencias.

Primero por el humo que, cada cierto tiempo, literalmente cubre ambas comunas, que están derechamente unidas en la zona poniente de Talca y norte de Maule, con poblaciones y villas densamente pobladas. A ello se añade que justamente en dichas zonas se han concentrado los incendios de pastizales de mayor envergadura.

Así ocurrió el viernes pasado, cuando se desató un siniestro que se propagó por una amplia zona de sitios eriazos ubicada en la comuna de Maule, que colinda con sectores poblacionales, con la línea férrea del ramal entre Talca y Constitución y el denominado “caminos Los Patos”. Se trata de un área estimada de 15 hectáreas.

Toda esa zona se caracteriza no sólo por tener pastos secos que alcanzan gran altura y que, por lo tanto, se transforman en combustible para estos incendios. También se agrega que por tratarse de un área que no está cercada, es utilizada por personas inescrupulosas y empresas para depositar basuras domiciliarias e industriales.

Dicha caracterización no es ajena a sectores del área urbana de Talca, especialmente, cercanos a la Circunvalación Norte. Por ello, a pesar del esfuerzo de la municipalidad por limpiar pastos secos en sectores como “El Bajo”, en La Florida, las condiciones favorables para los incendios siguen persistiendo en áreas de alto riesgo.

Pero no todo son malas noticias, ha sido muy positiva y excelentemente bien evaluada por los vecinos la coordinación que, en la práctica, han tenido los cuerpos de bomberos de Talca y Maule con la propia Conaf, logrando combinar sus recursos humanos y materiales para enfrentar estas emergencias en zonas urbanas.

Así se ha vuelto recurrente observar en terreno a bomberos y brigadistas que luchan codo a codo contra estos incendios, con apoyo aéreo de un avión y helicópteros. A ello se ha sumado la disponibilidad de camiones aljibes municipales, además de un camión especializado para estos fines del Cuerpo de Bomberos de San Javier.

Por todo ello, la opinión pública no puede menos que valorar la labor de las instituciones de emergencia civil y, a la vez, instar a las autoridades especializadas para reforzar los planes preventivos. Allí existe una importante responsabilidad de los propios vecinos, para erradicar los pastizales y denunciar los vertederos ilegales.