Incendios forestales: a no “bajar la guardia”

De este modo, los organismos que tienen relación con el tema, gracias a la experiencia adquirida, podrán realizar un mejor trabajo

10 Febrero   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Si bien en lo que va de temporada se ha registrado un 22% más de incendios forestales en la región del Maule respecto a igual periodo del año pasado, la situación no ha alcanzado la extensión ni el dramatismo de lo ocurrido el 2017. Y ojalá que no se vuelva a repetir. Para eso se han tomado diferentes medidas, tanto del sector público como privado.
A diferencia de lo que ha ocurrido en otras zonas del país donde los incendios forestales han obligado al Gobierno a decretar incluso estado de catástrofe en tres regiones (Biobio, La Araucanía y Los Ríos), en el Maule los siniestros han estado acotados y bajo control.
Sin embargo, este escenario no debe invitar al relajo. Por el contrario, las instituciones deben seguir en su labor preventiva y de acción directa a la hora de enfrentar los siniestros forestales. Además, por su puesto, del importante rol preventivo de la comunidad, ya que -como se ha insistido reiterativamente- el 99 por ciento de estos eventos son provocados directa o indirectamente por el ser humano.
A lo anterior se suma el trabajo que realiza el Ministerio Público para investigar y encontrar a los responsables de los incendios. Al respecto, el fiscal regional del Maule, Óscar Contardo, informó recientemente que, desde noviembre del año pasado a la fecha, se encuentran investigando 31 incendios forestales en la región. Específicamente, 6 en Talca, 2 en San Javier, 4 en Parral, 1 en Linares, 12 en Licantén, 3 en Curicó y 3 en Cauquenes.
Y al igual que el Gobierno y la empresa privada que sacaron conclusiones tras la emergencia del 2017, permitiendo mejorar los procesos para enfrentar situaciones complejas, el Ministerio Público también ha realizado su análisis.
“Nosotros hemos ido aprendiendo de la experiencia. Como nos ha tocado en los últimos años, nos ha generado la necesidad de establecer ciertas coordinaciones y también la necesidad imperiosa de investigar aquellos incendios que sean constitutivos de un ilícito, para determinar participación”, argumentó el fiscal regional, Óscar Contardo.
De este modo, los organismos que tienen relación con el tema, gracias a la experiencia adquirida, podrán realizar un mejor trabajo, tanto preventivo, de acción directa ante siniestros forestales, como investigativo y de sanción de actos ilícitos.
Es la única manera de no repetir la tragedia que se vivió el 2017.