Incendios forestales en otoño e invierno

Fue clave la activación inmediata de la Alerta Roja, que permitió movilizar recursos y todo el apoyo necesario para enfrentar a tiempo esta emergencia

06 Mayo 2018   8   Editorial   Gustavo Alvarado

El día viernes un incendio forestal en la cordillera de San Clemente volvió a encender las alarmas. Esta vez se trató de fuego en la Reserva Altos de Lircay, en una zona de difícil acceso y para llegar caminando se requiere de dos días.
Hasta el día de ayer Conaf informaba de la quema de 2,3 hectáreas de vegetación en un sector que se caracteriza por condiciones topográficas abruptas, registrándose además rachas de viento de hasta 15 km/h al momento del siniestro.
Producto de esta emergencia, la Intendencia de la Región del Maule, en base a la información técnica proporcionada por Conaf y en coordinación con la Dirección Regional de Onemi, declaró Alerta Roja para la comuna de San Clemente por incendio forestal, vigente hasta que las condiciones del incendio así lo ameriten.
Sin duda, importante medida ya que con la declaración de la Alerta Roja, se movilizaron todos los recursos necesarios y disponibles, en apoyo adicional a lo ya desplegado por Conaf, Bomberos y el Sistema Nacional de Protección Civil. A través de helicópteros se pudo llegar al lugar para combatir el fuego.
La temporada de incendios forestales ya terminó, pero el episodio ocurrido esta vez en la Reserva Altos de Lircay, deja en evidencia que estos pueden activarse en cualquier época del año.
Si bien en el verano la situación es más crítica, el cambio climático y la escasez de lluvia en el año pueden favorecer a estos incendios. Por eso, es importante que los organismos pertinentes se mantengan atentos también en otoño e invierno.
Este verano, la reacción inmediata para combatir un incendio ayudó a evitar situaciones como las vividas el año 2017, se mejoró mucho y se notó. Ahora fue clave la activación inmediata de la Alerta Roja, que permitió movilizar recursos y todo el apoyo necesario para enfrentar a tiempo esta emergencia en un lugar perteneciente al Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado y que además es uno de los grandes atractivos turísticos del Maule.
El fuego puede actuar en cualquier época del año y si sumamos la irresponsabilidad de muchos con actos como apagar mal una fogata o un cigarrillo, el desastre puede ser mayor.
La tarea es de todos, evitemos tragedias mayores.