Inclusión laboral

Esta es una importante medida que avanza en la dirección de dar mayor respeto a la dignidad de las personas con discapacidad

23 Junio 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Probablemente a fines de año entrará en vigor la nueva ley de Inclusión Laboral que exige la reserva de empleos para personas en situación de discapacidad, en empresas públicas y privadas con 100 o más trabajadores y trabajadoras.

El cuerpo legal exige garantía de trabajo del 1% para personas con discapacidad o asignatarias de pensión de invalidez de cualquier régimen previsional. En nuestro país hay más de dos millones y medio de personas en esta situación.

Esta es una importante medida que avanza en la dirección de dar mayor respeto a la dignidad de las personas con discapacidad mental, permitiendo que accedan a una remuneración más digna con la base del sueldo mínimo.

Ello implica la prohibición de discriminar a las personas con discapacidad.

Al promulgar esta ley, la Presidenta Michelle Bachelet señaló que  “ponemos otro ladrillo en el sistema de protección social que construimos día a día, abriendo oportunidades laborales para quienes tienen que hacer un esfuerzo mayor para surgir. Para este gobierno, ese es el sentido de lo público: no excluir a nadie. Eso es lo que nos ha guiado y seguirá guiando nuestras políticas públicas hasta el último día”.

En la Región del Maule se realizó un significativo acto de lanzamiento de esta legislación en una empresa que tradicionalmente ha contratado a personas con capacidades diferentes.

En la oportunidad, la seremi del Trabajo, Elia Piedras,  recalcó que “esta ley es un alivio no solo para los adultos en situación de discapacidad que ahora van a tener una oportunidad laboral, sino también para los padres de niños en situación de discapacidad, que ahora van a poder acompañar a sus hijos en su búsqueda de vocación e ingreso al mundo laboral”.

En la misma línea, la directora regional de Senadis, Carla Matteo, apuntó que “es un paso firme y seguro al proceso que hemos ido trabajando en el Gobierno, para propiciar una inclusión real de las personas en situación de discapacidad y hacer efectiva la incorporación laboral de quienes tienen una pensión de invalidez”.

El propietario de la empresa Faymo, Gastón Díaz, se comprometió a  “continuar trabajando e implementando las medidas necesarias para generar un ambiente laboral aún más inclusivo en todos los ámbitos que se requiera”.

Gran ejemplo es el que ha dado esta entidad que entrega oportunidades que abren espacios a la inclusión de personas con capacidades diferentes. Ojalá que tanto servicios públicos como del sector privado apuesten por abrir sus puertas a quienes sin duda serán un aporte.